Por Teresa Aranguez
Diciembre 30, 2017
Anuncio

Nada como la unión familiar para que la Navidad sea una celebración mágica. Desafortunadamente para Gabriel Soto y Geraldine Bazán, estas fiestas se han visto entristecidas por la noticia de su separación tras casi una década de matrimonio.

¿Qué implica eso? Que sus pequeñas, Elissa y Alexa, tendrán que dividirse con papi y mami en estos días tan señalados sin poder disfrutar de la compañía de sus papis juntos como solía ser. La Nochebuena y el día de Navidad estas dos preciosidades disfrutaron de su mami quien presumió de ellas en sus redes sociales con una linda foto deseando a todos una feliz navidad.

Ahora le toca el turno a Gabriel Soto quien ha decidido llevarse a sus dos amores a su segundo hogar, Acapulco. A través de su perfil de Instagram nos ha demostrado lo bien que se lo están pasando estos días de sol, piscina y playa.

“Mi bebé, amor, casa, Acapulco”, escribía junto a una entrañable imagen del actor en la alberca y sosteniendo a su pequeña Alexa. El protagonista de Bajo las riendas del amor lleva unos días en su rincón favorito con su familia, a quienes ha dedicado unas bonitas palabras.

“No hay fuerza más grande que la fuerza de la sangre. Aquí mi papá con dos de sus hermanos, tío Ignacio, tía Tere. Los amos tíos, tía Car, tío José Luis”, escribió junto a una foto de toda su familia, incluídos sus primos.

Y es que, en esta etapa de cambios, Gabriel cuenta con su familia como su mayor soporte y apoyo. El actor de 42 años anunciaba su separación a través de un comunicado en medios y redes sociales a finales de noviembre donde daba por terminado su matrimonio.

Desde entonces todo han sido buenas maneras entre ambos, y a pesar de los rumores de romance con Irina Baeva, todo ha quedado en el aire y lo que Gabriel ha demostrado de verdad es el amor a sus hijas de quienes ha publicado unos videos y fotografías entrañables estos días.

El ojiazul se recupera de esta difícil etapa y así lo demuestra con unas palabras de Albert Camus que acaba de publicar en su perfil de la misma red social. “En medio de las lágrimas me pareció que dentro de mí había una sonrisa invencible. En medio del caos me pareció que dentro de mí había una calma invencible. Me di cuenta a pesar de todo, que en medio del invierno había dentro de mí un verano invencible”.

Aunque sus palabras denotan un halo de tristeza también trasmiten ganas de vivir y salir adelante. Por su parte, Geraldine también ha estado acompañada de amigos y familiares. Ha estado ocupada haciendo sesiones de fotos para diferentes medios y comienza una nueva etapa en su vida donde las risas parecen ser las grandes protagonistas.

Con un nuevo proyecto de telenovela entremanos con Televisa y junto a David Cepeda, El Despacho, todo apunta a que este triste episodio quedará atrás. Ambos son jóvenes y con un futuro brillante por delante, así que les deseamos a los dos mucha salud, felicidad y éxitos en este nuevo año que llega.