May 19, 2018 10:24 AM

¡Ya son marido y mujer! Ha sido, si no el más, al menos uno de los momentos más felices de su vida. Es por ello que el príncipe Harry no ha podido evitar derramar alguna que otra lagrimita durante su enlace con su ya esposa, Meghan Markle. Vestido con el traje oficial de la Armada Británica para honrar los diez años que les sirvió, el hijo pequeño de Lady Di mostraba su lado más íntimo y personal en este día tan especial.

Uno de los momentos en los que tuvo que tragar saliva fue a la entrada de Meghan en la Capilla de San Jorge. La llegada de su amada del brazo de su padre el príncipe Charles hizo que sus ojos se empañaran. Pero no fue el único instante en que vimos a Harry emocionado hasta las lágrimas.

Durante la ceremonia, Harry tuvo que limpiarse los ojos al escuchar las palabras cargadas de emoción y fuerza del Arzobispo de Canterbury cuando hablaba del amor y la fuerza de este sentimiento tan poderoso. Un momento que caló entre los invitados quienes también mostraron emoción en sus rostros.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Otro momentazo clave fue la interpretación del coro de Gospel del tema “Stand by me”. Tanto Harry como Meghan lo disfrutaron a juzgar por sus miradas cómplices y aguadas. La novia mantuvo la serenidad en todo momento con una sonrisa tímida y dulce que no abandonó su cara de principio a fin.

Aunque hubo lágrimas, también hubo muchas risas y situaciones divertidas, por ejempo, cuando el príncipe Harry le promete fidelidad. El Arzobismo le ha mirado fijamente en este instante para asegurarse que ese voto se cumplía. Sin duda, una boda fuera de los cánones reales y conservadores donde el mayor protocolo y protagonista ha sido el amor.

 

 

 

You May Like

EDIT POST