El cantante compartió un preocupante mensaje en sus redes en el que ponía alerta al público de su delicado estado tras contraer la COVID-19.

Anuncio

La familia de Larry Hernández y el propio cantante atraviesan una de las etapas más complicadas. Tal y como él mismo informó, todos se contagiaron de la COVID-19 hace dos semanas, pero por evitar preocupar a la familia prefirieron mantenerlo en la más estricta intimidad.

El primero en sufrirlo fue su hijo Sebastián, después su esposa Kenia Ontiveros, y a ellos le siguieron sus hijas y él. Su caso ha sido el más grave de todos. De hecho el artista ha compartido un mensaje en el que pide una cadena de oración para poder sanar debido al delicado estado en el que se encuentra.

"No estoy bien familia. "Solo les pido que oren por mi salud", dijo en sus historias de Instagram. "Ha sido muy duro, mis pulmones están mal".

Su intención era no contarlo para no preocupar a su madre, sobre todo tras la reciente pérdida de su abuelito y otros familiares. Pero según Larry "una página de chismes lo publicó y esto no lo pude detener", explicó apenado.

Ahora que ya es voz populi y todo el mundo lo sabe, ha pedido que se le incluya en las oraciones para mejorar ya que su situación es compleja. Llevan así desde el 23 de julio, pero él ha sido el más afectado.

"Todos están bien ya gracias a Dios, pero yo sí estoy muy mal por eso me animé a pedir una oración por m familia y por mí, que soy el que está peor", escribió preocupado.

Larry Hernandez, Kenia Ontiveros y sus hijas
Credit: Instagram

Toda la fuerza, la mejor energía y el apoyo para Larry y toda su familia en estos complejos momentos, deseándoles una pronta recuperación.