Vanessa Bryant pasó unos días de vacaciones en Cabo y las cámaras le captaron pasándolo de lo lindo junto a sus famosas amigas Ciara y Lala. "Mi mamá no es normal", aseguró la primogénita de Kobe.

Por Nuria Domenech
Octubre 10, 2020
Anuncio

Recientemente, la viuda de Kobe Bryant pasó unos días relajada después del rifirrafe con su mamá, en la compañía de sus amigas más cercanas, quienes han supuesto un bálsamo en el corazón de esta sufrida mujer que a comienzos de año enviudó del ídolo del baloncesto quedándose sola con tres niñas a su cuidado, después de perder junto a su esposo a Gianna, la segunda de sus cuatro hijas.

En compañía de la famosa cantante Ciara y la poderosa Lala, estas mujeres lograron arrancar más de una sonrisa a las Bryant con sus ocurrencias y su simpatía. Hace poco, así las veíamos jugar, sin cuidar su lenguaje, junto a las hijas de Vanessa Bryant.

Después de que el deporte les llevara a utilizar un vocabulario más que explícito, se puede escuchar a Vanessa riendo, mientras bromea preguntándole a su bebé: “¿Lo entendiste Koko?”, a la benjamina de la familia, quien tiene poco más de un año.

Una de las noches que pasaron juntas las amigas, supuestamente de vacaciones en México junto a sus hijos, Natalia Bryant grabó un saltó de su mamá del techo de su bungalow a la alberca en plena noche. La poca visibilidad hacían de la aventura todo un desafío.

“Mi mamá no es una mamá normal… ¡Es cool! Te amo”, escribía orgullosa la mayor de Kobe después de ver como su mamá enfrentaba un nuevo reto.

Al día siguiente, su gran amiga Ciara no quiso darse por vencida y, después de haber sido la única en no atraverse a dar el salto nocturno, compartió en sus redes la muestra de su valentía para no ser menos que sus amigas, eso sí, a plena luz del día.

“¡Venciendo mis miedos! Tenía que hacerlo”, escribió junto al hashtag las Crónicas de Cabo y mencionando al resto de su troup, Vanessa, Lala y Natalia. Mujeres inteligentes, fuertes y poderosas, que se reúnen para compartir tristezas y alegrías, rodeadas de sus hijos y sin perder la sonrisa... ¡Bravo!