En su nueva biografía, el cantante Elton John revela que una vez la reina Isabel II abofeteó a uno de sus sobrino en público. "No discutas conmigo", le dijo.

Por Mayra Mangal
Octubre 07, 2019
Anuncio

La elegancia, sobriedad y estricto apego al protocolo son cualidades bien conocidas de la reina Isabel II y que le han valido admiración y respeto a nivel mundial. Pero otros rasgos, como su característica frugalidad, su temperamento fuerte y su caracteríztico sentido del humor forman parte de es compleja personalidad que causa curiosidad y que incluso ha dado pie a series como The Crown (Netflix) para adentrarnos en su enrarecido mundo.

Ahora, el cantante Elton John está soltando la lengua en grande al contar detalles de los royals con los que ha se ha codeado por años, incluyendo la mismísma Reina quien según él, un día cacheteó sin miramientos a uno de sus sobrinos frente a la mirada atónita de todos.

“Yo sé que la imagen pública de la reina no es exactamente la de frivolidad desenfrenada pero…en privado la reina puede ser graciosísima”, cuenta el intérprete británico en su nueva biografía titulada simplemente Me.

Un ejemplo, asegura, es cuando la monarca británica le pidió a su sobrino el Linley que se quedara en casa a cuidar a su hermana, Lady Sarah Armstrong-Jones que estaba enferma. Cuando él intentó zafarse del asunto y engañar a la reina para ir a una fiesta ella fue tajante. “La Reina lo abofeteó ligeramente en la cara, cruzándole el rostro con cada palabra que decía. ‘No (bofetada) discutas (bofetada) conmigo (bofetada) porque (bofetada) yo (bofetada) soy (bofetada) la Reina (bofetada)' Podemos imaginar lo que ocurrió después: Linley siguió las instrucciones de la Reina”, contó el artista.

El incidente parecería como salido de una telenovela de Itatí Cantoral, si no fuese por un detalle que quizá fue lo que se grabó más en la mente de Elton John: “Parece que [las cachetadas] funcionaron”, explicó. “Cuando ella se marchó me vio a mí mirándola a ella y me guiñó [un ojo] antes de salir”.

Lógicamente, como ocurre en este tipo de recuentos, los testigos de este supuesto episodio serían los únicos que podrían confirmar lo ocurrido. Sin embargo, las historias de Elton John tendrían mucho de cierto, especialmente si recordamos la estrecha amistad que le unió con la desaparecida Princesa Diana de Gales, a quien dedicó la canción “Candle in the wind”.

Por cierto que en su libro -y como era de esperarse- el cantante habla largo y tendido sobre su querida amiga. En una de sus historias recuerda la vez que según él su marido David Furnish encontró a Sylvester Stallone y Richard Gere “en un pasillo en cuchilllas uno encima del otro aparentemente [peleando] por la princesa Diana a puñetazos”.