La hija de la reina Isabel evitó tener que saludar al presidente de Estados Unidos y luego se la vio riéndose con otros líderes a costa del mandatario.

By Joaquim Utset
December 04, 2019

Si la nueva temporada de The Crown (Netflix) ha hecho revivir el interés por la figura de la princesa Ana de Inglaterra, dos momentos que la hija de la reina Isabel II ha protagonizado en la cumbre de la OTAN en Londres relacionados con el presidente Donald Trump la han convertido en tendencia en las redes.

Ambos se dieron durante una recepción que la monarca ofreció en el palacio de Buckingham a los líderes políticos que asistieron estos pasados días a la reunión de alto nivel de la Alianza Atlántica en la capital británica.

En uno, de acuerdo al video que se ha hecho viral, la princesa parece evitar tener que saludar al mandatario estadounidense y la primera dama Melania Trump cuando llegan a la recepción. La reina Isabel, que está acompañada del príncipe Carlos, hace un ademán a su hija para que se les una, pero esta se encoge de hombres como diciendo “qué quieres que haga” y no se mueve.

El otro momento se produjo durante los corrillos que se forman antes de la cena oficial, en el que se vio a Ana riendo con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, el británico, Boris Johnson, el holandés, Mark Rutte, y el presidente francés, Emmanuel Macron.

En la escena captada por una cámara indiscreta, aparentemente de la cadena canadiense CBC, no se menciona el nombre del presidente Trump, pero se escucha a Johnson preguntándole a Macron: “¿Es por eso que llegaste tarde?”.

Macron asiente y Trudeau comenta: “‘Llegó tarde porque se tarda 40 minutos en una conferencia de prensa”. En otro momento, el canadiense asegura que los asesores de Trump “quedaron boquiabiertos” ante algo que había dicho el presidente.

No se escucha más de la conversación, pero por el tono y las risas que se ven entre el grupo en que está la princesa se adivina que el motivo era el heterodoxo comportamiento y declaraciones del mandatario estadounidense.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Fuera lo que fuera, lo cierto es que a Trump parece que le hizo poca gracia el video y esta mañana calificó de hipócrita a su homólogo canadiense, aunque luego agregó que es “un buen tipo”. En todo caso, decidió suspender sus últimas actividades en la capital británica y se marchó antes de lo previsto de vuelta a Washington.

Trudeau, por su parte, confirmó esta mañana que el objeto de la conversación había sido el presidente estadounidense, ya que este había celebrado una conferencia de prensa no programada antes de la reunión bilateral que tenían acordada, según declaraciones recogidas por CNN.

En cuanto al comentario de “boquiabiertos”, dijo que se refería al anuncio de Trump de que la próxima cumbre del Grupo de los 7 (G-7) se llevará a cabo en Camp David, algo que aparentemente no estaba confirmado.

Advertisement