Aunque se acerca uno de los momentos más difíciles de enfrentar, el primer aniversario de la pérdida irreparable de Kobe y Gianna, el ambiente navideño se coló en el hogar de esta hermosa familia...

Por Nuria Domenech
Diciembre 13, 2020
Anuncio

Parece mentira que Kobe Bryant celebrara así estas entrañables fechas hace ahora doce meses:

Durante su año más trágico, este 2020 transcurrió de una forma imposible de ser imaginada entonces para Vanessa Bryant… Esta bella mujer de ascendencia mexicana perdió de una vez, en aquel trágico accidente que conmovió al mundo el pasado mes de enero, a su marido y a su segunda hija, Gigi. Gracias a Dios, a Vanessa Bryant sus hijas Natalia, Bianka y Coco le están devolviendo poco a poco la vida.

Por ellas la viuda de Kobe se anima a participar en sus videos de Tiktok u organiza impactantes fiestas de cumpleaños, para tratar de amortiguar las terribles perdidas que acaban de sufrir.

“Porque mis hijas me lo pidieron…” escribía bajo este simpático video.

Pero se acerca la fecha del siniestro, una píldora muy difícil de tragar para todos los miembros de esta hermosa familia, especialmente para la viuda de Kobe y su primogénita, Natalia, ya que el próximo mes se celebrará el primer aniversario del fatídico siniestro, en el que dos de sus seres más queridos perdían la vida al estrellarse el helicóptero en el que viajaban.

La entereza de ambas mujeres es verdaderamente digna de admirar y, apoyadas la una en la otra, madre e hija van sacando adelante a las dos benjaminas de la casa para que ellas no sufran o, al menos, sufran lo menos posible la ausencia de su papá y su hermana.

Credit: IG Vanessa Bryant

Vanessa agradecía así un bello arreglo de flores navideñas que llegaron a su casa como un regalo del genial director artístico Jeff Leeatham, famoso en el mundo entero por sus arreglos florales en algunos de los hoteles más lujosos del mundo:

Credit: IG Vanessa Bryant

“Un poco de amor con flores para las fiestas”, decía la nota del afamado artista, en un precioso racimo de hojas de abeto mezcladas con rosas rojas. “Son maravillosas y huelen increíble”, contestaba una agradecida Vanessa.

Así de bella posaba junto a sus hijas y la inseparable amiga de Natalia, Sabrina Ionesco, junto a las ramas de pino con el árbol de esta Navidad asomando tras ellas.

Credit: IG Vanessa Bryant

Rodeadas de grandes amigos y amparadas por unas amigas que no se despegan de ellas, estas mujeres saldrán adelante con la fortaleza que les caracteriza y sobrevivirán esta primera y triste Navidad, mientras crean nuevos recuerdos en los que no están ya sus seres más queridos.