January 30, 2018 09:14 AM

La vida de Maritza Rodríguez ha dado un giro de 180 grados desde que concluyó las grabaciones de la exitosa telenovela de Telemundo Silvana sin lana. Siguiendo los pasos de su marido, el ejecutivo de televisión Joshua Mintz, la actriz colombiana dejó atrás Miami para instalarse definitivamente en México, donde ahora tiene fijada su residencia. “México me ha recibido extraordinariamente bien. Me siento como en casa”, afirma Maritza a People en Español.

“La gente te hace sentir que eres de aquí. Y son supremamente amables, receptivos. Me sorprende como la gente anda caminando en la calle muy tranquila, con su celular en la mano chateando, hablando por teléfono… Me sorprende dentro de todo porque obviamente México es un país que tiene su peligro, pero veo que la gente camina con mucha tranquilidad. Obviamente también tiene una cultura grandísima, la cocina, los lugares, los museos… Definitivamente el lugar es espectacular”.

Además de tomarse el último año para instalarse y trasladar el calor de hogar que tenía en Miami a México – “obviamente no puedo dejar a los niños solos, tiene que haber un acompañamiento casi al 100%”–, la intérprete de 42 años ha aprovechado este tiempo que ha estado alejada del mundo de la interpretación para certificarse como coach de vida. “Yo inicié hace más de un año largo mi tema de ser realmente una influencia real de vida, con M de Mujer by Maritza [canal de youtube], con un blog… y en esto estoy, estudiando para certificarme”, cuenta emocionada.

“Estoy tomando muchas clases en la universidad de psicología positiva, inteligencia emocional…. Si no le doy un stop a las telenovelas no voy a poder hacerlo y sí lo quiero hacer. De hecho ya he empezado a hacer conferencias aquí en México”, avanza.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Si bien considera que siempre ha estado esa parte espiritual en ella –”siempre ha estado conmigo solo que como artista uno no lo da a anotar mucho porque uno está digamos en esta parte inmadura de crear un nombre, de hacerte celebridad, de hacerte protagonista…”–, fue a raíz de tomar la decisión de convertirse en mamá cuando todo eso germinó de una manera externa ‘porque interna ya venía el crecimiento en paralelo, o sea Maritza Rodríguez internamente estaba en una transformación, en una búsqueda espiritual”, explica. “Cuando decido ser mamá me encuentro en esa disyuntiva de decir ‘¿qué tipo de mamá quiero ser yo? ¿me hace falta? ¿no me hace falta? ¿para qué me sirve? ¿por qué?”.

Dada la importancia que tiene en el hogar y en la autoestima de los hijos, la actriz quiso dirigirse específicamente ‘a la mujer’. “Nosotras estamos muy asemejadas al creador porque damos vida. Las carencias que tiene el ser humano es por la ausencia de una madre, bien porque no estuvo, porque me falló… hay gente que de verdad tiene unos vacíos. Es un rol muy importante, entonces la mujer tiene que estar completa siendo profesional, la mujer tiene que estar completa siendo madre, la mujer tiene que estar completa siendo esposa. Podemos hacer las tres cosas al mismo tiempo”, afirma.

Así como el ser humano se prepara para otras cosas, la actriz considera vital ‘prepararse para estos eventos de la vida donde tienes que cambiar pensamientos, que los pensamientos te llevan a las emociones y las emociones te llevan a la acción’. “Nadie te enseña a ser mamá. Entonces yo quise compartir eso y se ha vuelto para mí un gran proyecto en mis manos”, concluye.

Tal Vez Te Guste

EDIT POST