El cantante Justin Bieber ha dejado a todos sin palabras tras compartir a través de sus redes su último tatuaje

Anuncio

Su vida dio un giro de 360 grados tras su ruptura con Selena Gómez, pero parece que Justin Bieber empieza a ser aquel chico del que millones de fans de todo el mundo cayeron rendidas. Tras un periodo complicado, el cantante tuvo que cancelar su tour mundial Purpose con el fin de recuperarse y tomar fuerzas. Y qué mejor que una buena dosis de tinta en su cuerpo para recargar pilas y ponerse bueno.

El intérprete de “Love yourself” dejó en shock a sus seguidores este fin de semana al mostrar el impresionante tatuaje en el torso y abdomen. El joven de 23 años ha cubierto su estómago y parte de sus pectorales con un nuevo y espectacular diseño de Keith “Bang Bang” McCurdy, un artista de la tinta de Nueva York que trabaja con celebridades.

Tanto el creador como el tatuado publicaron varias fotos de la impresionante obra de arte esculpida en la piel del intérprete. El detallado diseño tardó 26 horas en hacerse divididas en tres días. “Justin Bieber, gracias por la confianza”, escribió el autor. “26 horas en tres días es lo máximo que yo he tatuado a alguien en mis 13 años de carrera. ¡Eres duro como el acero!”, prosigue su mensaje.

Que se tatúe nuevamente no pilla a nadie de sorpresa pues Justin ya cuenta con unos sesenta tatuajes en su piel. Ahora le ha todado el turno a una pieza algo más dramática que consta de gárgolas, esqueletos y arcos.

Este nuevo dibujo está conectado con los tatuados anteriormente en sus pectorales y que incluye, entre otras cosas, la cabeza de un león, de un oso (cada uno en un pecho), una cruz gótica y, en homenaje a su madre, el año 1975 en números romanos. Como era de esperar, los comentarios han sido para todos los gustos.

“Los tatuajes de Justin Bieber, Dios mío, no sé qué significan pero se ven horribles”, escribió un fan en Twitter. “No entiendo por qué todo el mundo está sobreactuando. Sí, Justin se ha cubierto el torso con tatuajes pero a él le gusta, así que cierra la boca”, añadió un defensor del artista. Los hay más neutrales y respetuosos. “A mí tampoco me gusta pero es su cuerpo y se debería respetar su decisión”, concluye otro.

Con este tatuaje comienza un ciclo en el que según muchos, Justin vuelve a ser el hombre encantador de siempre, pues el camino que llevaba no parecía ser demasiado bueno. “No tenía buena pinta”, ha dicho un testigo a la revista PEOPLE sobre su comportamiento en el tour que tuvo que ser cancelado.

Pero la cosa está cambiando de dirección y eso es bueno. “Puedes hablar con él y te das cuenta que el viejo Justin está de regreso. Parece más feliz, más energético. Es motivador. Le falta todavía un poco más, pero está en el camino”, prosigue la fuente.