Rosa Rivera compartió emocionada cómo le quedó el santuario donde enterraron a su hija con imágenes y videos que conmovieron profundamente a los seguidores de la recordada artista.

Por Teresa Aranguez
Noviembre 19, 2020
Anuncio

Desde que falleciera su hija Jenni Rivera en un fatídico accidente en 2012, su madre le rinde tributo a cada rato. Lo hace en oración pero también en gestos de amor, como la visita a su tumba. Rosa Rivera acudía una vez más al santuario para llenar su jardín de coloridas flores.

Nunca le faltan en ese edén que crearon para dignificarla y recordarla siempre. Las redes de Rosa muestran en repetidas ocasiones imágenes de cómo está el lugar donde residen los restos de la artista. Siempre cuidado, limpio y lleno de bonita energía que su mamá le brinda cada vez que va.

"Así quedó su jardín, bendiciones", escribió en su más reciente video. La mamá agradeció especialmente a quienes le llevaron flores y a quienes le siguen en Instagram y siempre le mandan tan buenos deseos. "Se les agradece".

No es la primera ni será la última vez que Rosa comparte este momento tan espiritual en su perfil. Siempre que acude, que es mínimo una vez a la semana, comparte con sus seguidores, también fans de su hija, ese instante tan especial que honra su memoria.

Doña Rosa es la mamá de todos por su amor, sus cuidados y por esas comidas tan ricas que también publica en sus redes. Se ha modernizado con los tiempos y de ahí tener este espacio tan íntimo que le conecta con quienes tanto quisieron a Jenni.

En una reciente publicación, su nieta Chiquis Rivera le agradecía el amor y la entrega incondicional con una foto enternecedora de ambas. "La luz de mi vida. Mi abuela, la señora Rosa, ¡la amo! Gracias por su oración y amor incondicional. Mi primera madre", escribió la artista emocionada.

Siempre cuidó de sus nietos como si fuera su propia madre pero tras la partida de Jenni, esa entrega se multiplicó y a la vista está. Un amor único que desborda y que transmite en cada una de sus publicaciones. ¡Gracias, señora Rosa!