Se llama Bárbara Paz y es la espectacular mamá de la presentadora. Al conocerla es más fácil entender por qué Rashel es así. De ella ha heredado su belleza, su alegría de vivir y su espíritu libre. ¡Tremendo mujerón!

Por Teresa Aranguez
Octubre 29, 2020
Anuncio

Seguro que a algunas personas les ha pasado ir caminando con su mami y que le digan: 'oye, ¡pero que linda es tu hermana!'. Algo parecido le ha pasado y le pasa a Rashel Díaz con Bárbara Paz, la mujer que le trajo al mundo y una de sus grandes amigas y aliadas en la vida.

Esta mujer cubana hace honor a su nombre en todos los sentidos. Y es que además de ser una superviviente, una madre coraje y una inspiración para quienes la conocen, ¡es un bombón!

Gracias a las secciones de Rashel en sus diferentes plataformas digitales como su programa Entre nos, el público ha podido conocerla mucho más y descubrir de dónde le viene a la presentadora esa gracia tan especial. Sin duda, de su progenitora quien ya es toda una sensación en la redes por su sonrisa, por su mentalidad abierta y sus modernos looks.

Su belleza no se reduce a lo físico sino también a su corazón. Sabe de primera mano lo que es sacar adelante a unos hijos con poca ayuda y, a pesar de ello, hacerlo con valores y principios de bien. El resultado salta a la vista, unos hombres y mujeres entregados, trabajadores y, sobre todo, buenas personas.

Bárbara es la mano derecha de Rashel, su gran apoyo y mejor consejera en los momentos más bajos. Ha vivido tanto que por eso ahora le sonríe a la vida con más ganas que nunca pues sabe que de todo se sale. Ella suele ser una de las invitadas estrella de las secciones de la conductora donde demuestra tener una gracia y un salero que a más de una treintañera, incluso veinteañera, le gustaría tener.

Y además de todo eso, es la mejor abuela para sus nietos. Es moderna, divertida y se atreve con todo, hasta con Tiktok. Una vitalidad que ha sabido transmitir a su hija que a día de hoy es otro gran ejemplo de que querer es poder y que los sueños están para cumplirlo.

Ya lo dice el refrán, de tal palo, tal astilla. ¡Felicidades a estas dos grandes mujeres y gracias por ser un ejemplo!