El rey Guillermo y Máxima Zorreguieta celebran el cumpleaños de su hija, la princesa de Orange, en la intimidad.

Por Nuria Domenech
Diciembre 07, 2019
Anuncio

Hoy cumplió 16 años la hija mayor del rey Guillermo y la reina Máxima: Catalina Amalia, princesa de Orange y heredera al trono de los Países Bajos.

Pese a lo que podría imaginarse, no se celebró una gran fiesta por el sweet sixteen de la futura reina, al contrario, algo íntimo y familiar, ya que la heredera se encuentra al final del trimestre y tiene mucho que estudiar todavía antes de que llegue la Navidad.

La princesa de Orange estudia en el Sorghvliet Christian Gymnasium, un instituto público y protestante. Es tan inteligente que va un curso adelantada para su edad y eligió la rama de economía y sociales con matemáticas y física.

Se encuentra muy unida a sus hermanas menores, Alejandra, de 14 años; y Ariadna, de 12, con quienes vive en el palacio Huis ten Bosch de La Haya. Junto con sus papás, componen una de las familias reales más queridas y respetadas en Europa.

Si bien desafortunadamente ya está sufriendo ciberacoso por motivo de su sobrepeso desde los 13 años, su deporte favorito es el hockey, le encanta montar a caballo y también cantar. ¿Su intérprete favorita? ¡Beyoncé! La princesa Amalia es amante también de la buena literatura y el arte dramático.

Al cumplir 18 años comparecerá ya oficialmente como heredera y recibirá una asignación anual de aproximadamente un millón y medio de euros. De ellos, solo algo más de doscientos cincuenta mil podrá utilizarlos para sus gastos personales.

Domina tres idiomas a la perfección, el inglés, el holandés y el español, lengua materna de su mamá argentina, Máxima Zorreguieta. Así de cariñoso se expresó de su hija el rey de los Países Bajos en unas declaraciones al Het Laatste Nieuws: “Soy un padre orgulloso. Es una niña fantástica que ahora se está convirtiendo en una mujercita. Es un amor y estamos muy felices por ella”.