La familia Kardashian al completo ha tirado la casa por la ventana y ha celebrado una Navidad llena de lujos, brillo y exceso.
Anuncio

Era de esperar, con la llegada de la Navidad y después de un año lleno de acontecimientos, la familia Kardashian al completo ha celebrado estas fiestas casi, casi con alfombra roja y trajes de Oscar (véase el de Kylie Jenner). A través de sus redes sociales hemos podido disfrutar de una celebración por todo lo alto cargada de lujos, lentejuelas y regalos.

Las historias de Instagram de Kim y Khloé Kardashian así lo demostraban. Este año la fiesta tuvo lugar en la casa de Kourtney, la mayor del clan, y no defraudó. Transformó su mansión en una especie de Wonderland a lo Michael Jackson lleno de luces y adornos multicolor.

Si la entrada era monumental, los adornos y el salón donde se llevaría a cabo la cena podrían pasar por el del palacio de Buckingham. Sofás, lámparas colgantes, adornos florales por doquier y mucho glamour desde cualquier ángulo de la habitación, o mejor dicho, habitaciones, porque eran varias salas.

Kourtney no escatimó en detalles y es que hasta contrató a un grupo de personas que se encargaban de la serenata navideña ¡con elfos incluidos! Por haber hubo hasta un Santa Claus al pie del gigantesco árbol de navidad haciendo los honores y las delicias de pequeños y grandes.

Amigos, esposos, novios, hijos, allí no faltó nadie. Una Navidad excesiva para muchos que así se lo dejaron saber en las redes. Tanto derroche de todo no sentó muy buen a algunos de sus seguidores, unas críticas que no pudieron borrar la sonrisa y la felicidad de esta familia que nunca deja de sorprendernos.