Durante la ceremonia de El Grito de Independencia en el Palacio Nacional, Chantal Andere y su esposo, Enrique Rivero Lake, realizaron juego que fue tomado como agresión por parte del empresario hacia su esposa.

Por Carolina Amézquita Pino
Septiembre 17, 2018
Anuncio

Durante la ceremonia de El Grito de Independencia en el Palacio Nacional de la Ciudad de México, el pasado 15 de septiembre, donde asistieron Chantal Andere y su esposo, Enrique Rivero Lake, se suscitó un juego entre la pareja que fue tomado como agresión por parte del empresario hacia su esposa. Si bien, la actriz ya había hecho una aclaración en redes sociales, ahora, habla por primera vez de esta polémica.

“Nos tomó mucho por sorpresa [a su esposo y a ella]; nos causó risa. La verdad, debo confesarlo”, explicó Andere al programa de radio mexicano Todo para la mujer (Radio Fórmula). “La gente ve lo que quiere ver. Y empezaron a escribir muchas cosas en las redes que son un poquito agresivas”.

Para la actriz lo ocurrido fue solo un asunto de complicidad con su marido.

“Enrique [Rivero Lake] es un hombre cero agresivo. Hicimos un juego ahí [durante la ceremonia]”, agregó. “Es todo un coqueteo que la gente no entiende y se mal interpreta”.

La también cantante sabe que este tipo de situaciones suelen ocurrir en su profesión.

“Entiendo también que siendo gente pública estás expuesto a todo esto”, advirtió. “No pasa absolutamente nada. Sé quien soy. Sé la familia que tengo. Sé [quien es] el caballero que duerme junto a mí todas las noches; por eso en noviembre cumpliremos diez años de casados”.

Chantal Andere dejó claro que “respeto mucho la opinión de la gente”; aunque no esté siempre de acuerdo. Sin embargo, considera que “se vale que la gente opine”.

“Cuando se suscita una historia como ésta hay que reírse de uno mismo, la vida es muy corta como para detenerte para querer explicarle al mundo entero que eres una mujer feliz y que lo viste, no es lo que dicen”, expresó. “No quiero convencer a nadie”.