Anuncio

Falta poco para que nazca el tercer hijo de Kim Kardashian West y la doña está acelerando preparativos para la llegada de la criatura. Y no sabemos si es por ello o quizá por que esté un poquitín celosa, que la estrella de Keeping up with the Kardashians (E!) despidió a la asistente personal que se mantuvo a su lado durante más de una cuatro años.

Stephanie Shepherd, comenzó a trabajar al servicio de la esposa de Kanye West en 2013 y se convirtió en compañía frecuente no solo de Kardashian, de 36 años, si no también de sus hermanas, con quien aparecía constantemente en redes sociales.

Ahora, fuentes revelaron a People que Kardashian había corrido a su asistente porque se había convertido “en una celebridad” y estaba robando cámara.

“Steph era muy amigable con la familia de Kim…prácticamente era parte de la familia”, explicó una fuente cercana a Shepherd. “Kim necesitaba una asistente con la que pudiera haber una relación más profesional”, aseguró dicha persona.

Quizá una de las gotas que colmaron el plato sería que al parecer Shepherd era muy cercana a últimas fechas de las hermanas de Kim: Kourtney Kardashian. “Es muy difícil trabajar con amistades, así que Kim decidió contratar a alguien más. Al final del día Steph había sido contratada como una asistente, y Kim quería que se mantuviese como tal. Ahora no son amigas”.

La fuente también agregó que al parecer Kardashian quiere ahora no solo a alguien más “profesional”, si no que desea a alguien con más experiencia y un perfil más sofisticado. “Alguien con una experiencia más amplia que la de Steph”, aclaró la fuente. “Alguien con conocimientos más complejos”.

Según People, Stephens fue nombrada recientemente jefa de operaciones de Kardashian West Brands, compañía que opera el emporio de belleza y perfumería de Kardashian.