Las opiniones opuestas sobre el futuro de sus hijos juegan es uno de los temas en los que no se han puesto de acuerdo.

Por Isis Sauceda/Los Angeles
Anuncio

Kim Kardashian y Kanye West están dejando sus emociones personales de lado para poder educar a sus hijos North, Saint, Chicago y Psalm en equipo, pero hay claras diferencias entre los dos sobre cómo criarlos.

De acuerdo a una fuente cercana a la empresaria, los famosos padres no siempre están de acuerdo cuando de sus hijos se trata y aunque han llegado a un arreglo sobre la custodia física y legal tras su separación, cada cual tiene su propia opinión de lo que debería de ser la educación de los niños, según People

"Lo que quieren en la vida y para sus hijos, no siempre es compatible", comentó una fuente a la revista. "Tienen una visión diferente del mundo y de cómo sus hijos deben ser criados. Kim siempre apoyará a Kanye y sus causas y lo animará [a estar presente] con sus hijos, pero su futuro con su trabajo, su familia y su vida en general, dependen estrictamente de ella".

Luego de casi siete años de matrimonio, la estrella de telerrealidad presentó este mes la demanda de divorcio, citando diferencias irreconciliables, sin dar a conocer la fecha de separación.

Según varias fuentes cercanas, los problemas entre la pareja se incrementaron durante el verano del año pasado, luego de que el rapero anunciara su fracasada candidatura presidencial. Aunque pasaron unos días en familia a finales del 2020, la relación no se pudo enmendar.

"Existen algunos secretos en esa familia, y todos sabían de las frustraciones que pasó Kim con Kanye y sus problemas y explosiones", comentó la fuente. "No vivir con Kanye no va a cambiar el estilo de vida de Kim. Está acostumbrada a balancear la familia y el trabajo".

La pareja se casó en mayo del 2014 en una extravagante ceremonia en Italia, casi un año después del nacimiento de su primera hija, North.