La estrella de Keeping up with the Kardashians incendia las redes al compartir una enorme foto de su trasero para modelar sus nuevos perfumes.

Por Mayra Mangal
Julio 19, 2018
Anuncio

Dicen por ahí que en el amor y la guerra todo se vale. Y quizá ahora deberían agregar que “en el amor, la guerra y el mundo de la publicidad todo se vale”. Al menos así parece demostrarlo Kim Kardashian West quien una vez más está haciendo arder las redes con una impactante foto de su trasero que publicó para hacerle publicidad a sus nuevos perfumes.

La instantánea apareció la mañana de este jueves y es simplemente una acercamiento enorme del derriére de la madre de tres hijos en cuya “cima” aparece la botella de una de sus nuevas fragancias, las cuales aparecieron en el mercado este martes.

“[Las] fragancias Kimoji, disponibles ya a la venta”, dijo escuetamente la esposa de Kanye West, no sin antes incluir la cuenta de Instagram de los perfumes en su post. En la imagen, Kim aparece simplemente tumbada sombre una cama flotante en una piscina. Su única prenda es un coqueto bikini blanco del cual vemos parte del top y el delgadísimo tirante de la cadera.

Por cierto que las fragancias han causado sensación entre las admiradoras de la estrella de Keeping up with the Kardashians (E!). De acuerdo con el sitio TMZ.com, los tres perfumes: Kimoji Cherry, Kimoji Peach y Kimoji Vibes alcanzaron la alucinante suma de $5 millones en sus primeros 5 minutos de venta.

Pero no todo es miel sobre hojuelas. De acuerdo con esa misma fuente, una compañía en Chicago acaba de entablar una demanda en contra de la socialité de 36 años acusándola de plagio. ¿El motivo? Que una de las tres botellas de sus nuevos perfume -Vibes- es casi idéntica al logotipo de la oficina de dicha empresa. Según ellos, Kardashian no recibió consentimiento para usar su logo, que está protegido por derechos de autor. Así que ahora buscan reparación de daños.

Sin embargo, esta no es la primera controversia que rodea a sus perfumes. Recientemente el couturiére galo Jean Paul Gaultier reclamó el que una de las botellas de perfume de Kardashian era casi idéntica a su icónica fragancia Classique. ¿Coincidencia?