No hay límites para Rodrigo Alves –el llamado Ken humano– en su búsqueda de la perfección, por lo que recientemente se sometió a su intervención estética número 51.

Por Joaquim Utset
Marzo 01, 2017
Anuncio

No hay límites para Rodrigo Alves –el llamado Ken humano– en su búsqueda de la perfección, por lo que recientemente se sometió a su intervención estética número 51.

El brasileño de 33 años le dijo a People que se ha gastado gastó hasta ahora unos $465,000 en las 51 intervenciones y los 105 procedimientos estéticos por los que ha pasado a lo largo de su odisea para verse como quiere.

“Solía estar gordito y no encajaba en el estereotipo de belleza brasileña, y por eso solía sufrir acoso por parte de los muchachos y de pequeño me señalaban en la escuela en Brasil”, explicó a la revista Alves, quien se sometió al primer procedimiento a los 17 años para extirparse tejido en la zona pectoral. “También tenía una nariz ancha y me llamaban ‘nariz de papa'”.

Desde entonces, no ha parado pese a que uno u otro susto. La nueva intervención se le practicó la semana pasada con un reconocido cirujano plástico de Beverly Hills, CA, y consistió en una tratamiento con láser llamado Smart Skin Fractional CO2 para suavizar la textura de su piel.

“Soy un perfeccionista en todo lo que hago, y cuando se trata de mi apariencia, voy un paso más”, apuntó Alves, quien espera que este procedimiento mejore la apariencia de su piel dañada por el acné juvenil y una operación anterior. “Me pongo mucho maquillaje para ocultar las cicatrices y las marcas, tardo mucho”.

Mientras espera un tiempo para someterse a la segunda ronda de su tratamiento de piel, ya ha iniciado la búsqueda de un cirujano para practicar la octava operación en la nariz.

“Mi sueño era parecerme a un príncipe de Disney, pero tras tantas operaciones me parezco más a un muñeco que a un príncipe de Disney”, reconoció. “Lucho contra mis genes”.