Los duques de Cambrigde se mostraron muy relajados durante la entrega de los premios Bafta en los que se vieron sorprendidos por un chiste del actor de Érase una vez en Hollywood referido a su hermano y cuñado, el príncipe Harry y su famoso Megxit, que hizo que la sala rompiera en risas. ¡Te lo contamos!

Por Nuria Domenech
Febrero 03, 2020
Anuncio

Los duques de Cambridge deslumbraron ayer domingo en la 73 edición de los reconocidos Premios Bafta, galardones entregados por la Academia Británica de las Artes Cinematográficas y la Televisión en Londres.

Al evento de gala, el príncipe William acudió ataviado con un elegante esmoquin mientras que su esposa, Kate Middleton, lucía preciosa con un bello vestido blanco y dorado de Alexander McQueen que resaltaba su increíble figura.

El momento más incómodo (y simpático) de la noche, terminó en risas generalizadas. Kate y William lo protagonizaron mientras escuchaban el discurso de aceptación del premio que se llevó Brad Pitt como mejor actor de reparto por Érase una vez en Hollywood.

Puesto que el actor no pudo acudir a la celebración, su compañera Margot Robbie fue la encargada de leer sus palabras de agradecimiento. Entre ellas, leyó este chiste en referencia al Megxit y al príncipe Harry: “Dice que a este trofeo le va a llamar Harry, porque está deseando llevárselo de vuelta a los Estados Unidos”. Después de que la sala rompiera en risas, la actriz añadió para salvar el tipo: “¡Son palabras de Brad, no mías!”.

Por cierto, ¿te suena haber visto a la duquesa de Cambridge luciendo el mismo vestido con anterioridad? Si es así, ¡acertaste! Los organizadores de los Bafta, teniendo en cuenta el cambio climático y puesto que la industria de la moda está considerada como una de las que más contaminan, sugirieron a los invitados a que tuvieran en mente el concepto de moda sostenible a la hora de elegir su vestimenta.

Esa es la razón por la que Kate reutilizó este vestido, que ya había usado en 2012 en Malasia y que, tres hijos y ocho años después, le queda como un guante.