Fuentes cercanas al palacio de Kensington aseguran que las duquesas "hacen o posible por llevarse bien" pero que "no son las mejores amigas"

Por Mayra Mangal
Noviembre 29, 2018
Anuncio

Nubarrones de tormenta parecen juntarse sobre el palacio de Kensington. Según enterados en las cosas de la nobleza británica, la relación entre el bonito cuarteto que forman el príncipe William y su esposa, Kate Middleon y su hermano Harry y Meghan Markle se ha tornado un poco tensa y difícil y por ello el pelirrojo ha decidido empacar maletas para mudarse con su mujer a la campiña inglesa.

Según fuentes en Londres, la amargura de Harry viene de hace un tiempo y que está molesto porque su hermano mayor no sacó “la alfombra roja” para recibir a Meghan a la familia real. Según dicha persona, el príncipe Charles tuvo que intervenir en el pleito para tratar de reconciliar a sus hijos. “Han tenido bastantes discusiones” aseguró una fuente a Pagesix.com. “De lo que se trata es de Harry alejándose de su hermano”.

La anunciada mudanza de Meghan y Harry a una casa de campo ubicada a 25 millas del palacio de Kensington causó mucha sorpresa, especialmente porque los duques de Sussex tenían la opción de elegir el apartamento #1 del palacio para recibir al bebé que esperan y que está ubicado al lado del piso que ocupan Kate y William con sus tres hijos.

“Harry se siente realmente encerrado en el palacio de Kensington”, contó a People la biógrafa real Ingrid Seward. “No puede esperar a salirse de ahí”.

Por otra parte, la relación entre las duquesas no parece ser mejor. “Hacen lo posible por llevarse bien pero son dos personas que provienen de sitios increíblemente distintos, así que quizá sea inevitable que no acaben de congeniar”, dijo una fuente a Pagesix recalcando que las diferencias de personalidad entre Meghan y Kate también han causado roces entre ellas.

“Ellas definitivamente no son las mejores amigas”, dijo recientemente otra fuente de palacio a People, dejando completamente claro lo que hay entre ambas.

Recordemos que Kate fue la novia de toda la vida del segundo en línea al trono británico y lleva más de una década en la familia donde ha mostrado absoluto respeto por sus estrictos protocolos y ceremonias.

Meghan, por su parte, ha roto el protocolo en múltiples ocasiones gracias a sus modales, sus gestos o su vestuario. Además es divorciada, extranjera y nunca ha tenido hijos. Dichas diferencias marcarían el abismo que al parecer se ha abierto entre ambas.

Aún así, fuentes cercanas a Palacio han señalado que la mudanza de Harry y Meghan no es más que la evolución natural de la relación adulta de los príncipes y que la razón por la que William nunca se ha mudado es porque como aspirante al trono debe tener su base en Londres.