Los duques de Cambridge no han dejado escapar la oportunidad cuando los duques de Sussex realizaron sus despidos... ¡Te contamos a qué persona echaron sus redes para pescarla antes de que se les escapara!

Anuncio

Si algo hicieron extraordinariamente bien Meghan Markle y el príncipe Harry en su etapa “royal” como duques de Sussex, fue sin duda la forma en que manejaron sus redes sociales… ¡Gracias sin duda a la destreza de la persona que las llevaba tras las bambalinas! El causante del ascenso meteórico y prácticamente instantáneo en sus redes tenía (y tiene) un nombre: David Walkins.

Con el saber hacer de este profesional Meghan y Harry rompieron un récord de Guinness, ya que lograron en apenas seis horas un millón de seguidores en su famosa cuenta de instagram, ahora inactiva aunque sigue al aire.

Meghan Markle príncipe Harry

Al parecer este genio de las redes, reciclado por Meghan de la marca Burberry, fue una de las bajas a la hora de los despidos del equipo de los Sussex al abandonar Londres. Pero no estuvo desempleado mucho tiempo y ya pasó, de trabajar para una de las parejas más mediáticas del mundo… ¡A otra! ¡Los duques de Cambridge!

William, Kate, encinta

Eso explica el nuevo estilo de la cuenta de @kensingtonroyal en el último post que los duques de Cambridge compartieron hace un par de días. En el video, más producido que los que solían publicar hasta el momento, el príncipe William y Kate Middleton se ven de lo más naturales en una video-llamada conversando con niños en una escuela.

La llamada que los duques hicieron desde su hogar a los hijos de las personas obligadas a trabajar en la lucha contra el coronavirus en el Reino Unido, lleva más de cinco millones de reproducciones, todo un éxito de audiencia para William y Kate. ¡No hay duda que Walkins comenzó su nuevo trabajo con buen pie, apenas una semana después de integrarse en el equipo del hermano de su antiguo jefe!

Mientras, los duques de Sussex siguen aislados viviendo su cuarentena por el brote de Covid-19 en un lugar secreto en la ciudad de Los Ángeles, supuestamente en Malibu, a donde la joven familia acaba de mudarse desde Canadá.