Kate Middleton volvió a echar mano de la fabulosa colección de joyas de la reina Isabel II ¿a quién le quedaron mejor?

Por Mayra Mangal
Agosto 28, 2018
Anuncio

Kate Middleton tiene acceso a la que es quizá la colección de joyas más fabulosa del mundo: la de la reina Isabel II. Sin embargo, pocas veces la esposa del príncipe William ha echado mano de tan maravilloso tesoro. Pero cuando lo hace los resultados son deslumbrantes.

Por ello la duquesa de Cambridge llamó poderosamente la atención al aparecer sobriamente ataviada y con un par de pendientes de perlas de Bahrein en forma de lágrima salidos directamente del alhajero de la monarca británica de 92 años.

En fotos que circulan desde el domingo se aprecia a la mamá de tres nenitos dentro de un auto vestida de forma muy elegante en un traje de tweed gris, con el cabello recogido y tocado de fieltro negro que enmarca a la perfección las joyas. La royal se dirigía a misa tras visitar a la reina en su castillo de veraneo de Balmoral, en Escocia.

Kate Middleton
Reina Isabel II

Según el sitio Her Majesty's Jewel Vault los aretes están fabricados con siete perlas y fueron un regalo que le hizo el sultán de Bahrein a la reina en 1947 en ocasión de sus nupcias con el príncipe Felipe de Edimburgo.

Las espectaculares perlas cuelgan de un diamante de corte redondo con otro diamante más pequeño colgando como remate. De éste último penden tres diamantes en corte baguette y tres diamantes más que sujetan a la perla.

A la reina la hemos visto por última ocasión con los pendientes en 2015 durante una ceremonia del Día de Recordación. La pregunta es ¿quién los luce mejor?

Esta no es la primera vez que Middleton toma prestadas joyas de otras integrantes de la familia real británica. En 2017 deslumbró al tomar prestado una impactante gargantilla de perlas de cuatro hilos que perteneció a la desaparecida princesa Diana, madre de su consorte.

Y en diciembre de ese mismo año duquesa de Cambridge impactó con la hermosísima tiara de diamantes que portó en una recepción diplomática que tuvo lugar en Buckingham Palace, teniendo a Isabel II como anfitriona.