Por Carole Joseph
Abril 21, 2020
Anuncio

En los últimos trece años y en esta cuarentena, por la vida de Kate del Castillo han pasado parejas, grandes papeles y hasta una sonada controversia. Lo que siempre ha permanecido a su lado durante todo este tiempo, además de su familia, es un ser diminuto que responde al nombre de Lola. "Hemos pasado de todo juntas", admite la actriz mexicana de su perrita chihuahua. "Es superinteligente, ¡solo le falta hablar! Me ha enseñado durante estos años muchas cosas".

Su idilio fue amor a primera vista. "Me la regaló mi exesposo [Aarón Díaz]", cuenta la protagonista de La reina del sur y coprotagonista de Bad Boys for Life, de 47- años. "Un día llegó con ella y me enamoré".

Foto: Ciro Gutierrez para People en Español
Ciro Gutierrez para People en Español

Desde entonces son literalmente uña y carne: donde va una, va la otra, como prueba la cuenta de Instagram de la actriz y la de la propia Lola. Allí se les ve compartiendo la foto familiar de Navidad, de compras en una tienda de animales o paseando en auto por Los Ángeles. No solo eso, pese a su pequeña envergadura, Lola también es una celosa guardiana de las posesiones de su dueña. "Siempre que dejo mi bolsa y hay gente [por ahí], se sienta al lado para asegurarse de que nadie la toque".

Foto: Ciro Gutierrez para People en Español
Ciro Gutierrez para People en Español

Por eso no tiene reparos en confesar que la consiente en todo lo que puede. "Es mi bebé y solo quiero que sea feliz", se justifica Del Castillo, quien a cambio de tanto mimo recibe una fidelidad incondicional. "Me da amor y compañía. Y cuando estoy triste, ella se asegura de que yo sepa que está ahí, a mi lado".