Detrás de la espectacular boda de Karina Banda y Carlos Ponce hubo un equipo que se encargó de cumplir sus deseos. Esto es lo que nos contó su responsable en exclusiva.
Anuncio
Karina Banda y Carlos Ponce Boda Detalles
Credit: @pinguinowedding por Monica Godefroy

¡El gran día de Karina Banda y Carlos Ponce se hizo realidad! La pareja, tal como lo soñó, tuvo una boda en un "bosque mágico" acompañados de amigos y familiares que viajaron hasta Valle de Bravo, en México, para celebrar cada momento junto a la presentadora mexicana y el actor puertorriqueño.

Detrás de la espectacular ceremonia, la pareja tuvo todo un equipo que se encargó de cumplir sus deseos y que planeó la boda minuto a minuto para que fuera un cuento de hadas. Al frente de todo estuvo Karen Morlet, jefa de la empresa Karen Morlet Event Design House de Ciudad de México, especializada en bodas de destinos desde hace 14 años. La presentadora de televisión contactó a Morlet el pasado año, luego de que le llamara la atención una de las bodas que organizó en San Miguel de Allende.

Karina Banda y Carlos Ponce Boda
Karen Morlet
| Credit: Cortesía de Karen Morlet

Cuando Banda le encargó la boda, le señaló que quería que tuviera lugar en un lugar de México al que no acostumbran a ir los turistas, que fuera algo distinto. "Karina es mexicana y quería hacer esta boda de destino en México, pero algo muy diferente, no querían que fuera la típica boda en la Riviera Maya. Por eso escogió Valle de Bravo. Cuando platiqué con ella me dijo que quería mostrarle un lugar diferente de México a sus invitados", nos cuenta la wedding planner.

Karina Banda y Carlos Ponce Boda Detalles
Credit: @pinguinowedding por Monica Godefroy

Por eso, cuando Banda y Ponce visitaron a Morlet alrededor del fin de año pasado para planificar la gran fiesta, no dudaron en escoger la zona conocida como Boscoso, un lugar en Valle de Bravo rodeado de árboles, completamente natural ¡y sobre todo repleto de flores!

"Quisieron dar una sensación de bosque mágico, la idea era que las flores crecieran en el pasillo de manera muy orgánica, con una decoración todo en verde y blanco, follajes muy naturales, el piso con hojarasca a tono con el bosque. Queríamos que la decoración pareciera parte del bosque", asegura.

Karina Banda y Carlos Ponce Boda Detalles
Credit: @pinguinowedding por Monica Godefroy

¡Los invitados!

A Karina fue su padre el que la llevó hasta el altar de la mano para entregarla Carlos, quien llegó a la ceremonia de la mano de su madre. Karina, con su vestido confeccionado por la casa Vade Blanco, llevó un ramo con una orquídea llamada banda, como su apellido. Un total de 100 invitados los estaban esperando ansiosos, entre ellos Michelle Galván.

La pareja tenía muy presente hacer que sus invitados se sintieran lo más cómodos posible en esta ceremonia íntima. "Ellos asignaron el lugar a cada uno de los invitados, porque para ellos es muy importante darle un trato personalizado a sus invitados", dijo Morlet.

Karina Banda y Carlos Ponce Boda Detalles
Credit: @pinguinowedding por Monica Godefroy

Para agasajar a los amigos de Banda, Morlet y su equipo prepararon bolsas llenas de regalos mexicanos, que compraron en negocios locales, ya que los novios querían apoyar este tipo de emprendedores. Dentro de las bolsas encontraron llaveros de Frida Kahlo, dulces, mezcal, papas, y una agenda "para indicar qué hacer en Valle de Bravo, ya que a fin de cuentas ellos son los anfitriones" y "pues si los invitados vienen a México, que conozcan lo mexicano", dijo la organizadora.

Detalles de la música...

Si algo tenía que cuidarse al dedillo en la boda de la presentadora y el también cantante era todo lo relacionado con la música. Para la celebración fue contratada la orquesta Renacimiento, un conjunto con violinistas y arpas, solo integrado por mujeres, que impactó a todos los presentes.

La canción de cortejo resultó ser "Can't Help Falling In Love", de Elvis Presley. En el momento en que entró la novia, sonó el tema "Bitter Sweet Symphony", de The Verve, y más tarde sonó "Viva la vida", de Coldplay.

Pero la cosa no quedó ahí, sino que la celebración tuvo un mariachi y hasta sonó el "Jarabe tapatío", con el que fueron recibidos los invitados. Además, durante la cena la música estuvo a cargo del grupo Loreta.

El primer baile de los novios resultó ser una sorpresa que Karina no esperaba. La pareja había acordado que iban a bailar con el tema "Empecemos a vivir", de Gian Marco, pero lo que nunca imaginó era que sería en la voz del novio.

Karina Banda y Carlos Ponce Boda Detalles
Credit: @pinguinowedding por Monica Godefroy

"Karina no sabía que Carlos hizo un arreglo y la canción en lugar de que la cantara Gian Marco, la cantaría él. Lo divertido es que Karina le decía que tenía que cantar y él decía que no iba a hacer nada. Luego él me dijo: 'Sí voy a cantar, pero no me deja darle sorpresas'", cuenta Morlet.

Karina Banda y Carlos Ponce Boda Detalles
Credit: @pinguinowedding por Monica Godefroy

La comida, una de las exquisiteces de la noche

El banquete de la boda de Karina y Carlos fue una revelación y estuvo a cargo nada más y nada menos que del reconocido catering del mexicano Eduardo Kohlmann, quien también tuvo en sus manos el banquete de la boda de Eva Longoria, la de Carlos Slim y fue caterer de cabecera de Enrique Peña Nieto durante su mandato presidencial.

El viernes los novios recibieron a sus invitados con un coctel en Casa Rodavento, en el centro del pueblo, además de un buffet de comida internacional. El día de la boda también fue preparado un buffet de comida internacional, que se pareciera lo más posible a las personalidades de los novios.

"Carlos y Karina son superrelajados, divertidos, buena onda, no son pretenciosos, para ellos era muy importante que su boda fuera muy natural, como son ellos. Por eso elegimos servir con buffet, para que no hubiese esa rigidez de servir por tiempos", destacó Merlot.

Karina Banda y Carlos Ponce Boda Detalles
Credit: @pinguinowedding por Monica Godefroy

El menú incluía una barra de antipastos, pescados, mariscos, ceviches, camarones, una barra de pastas, una estación de vegetales, guarniciones, platos fuertes como filete de res o róbalo, una mesa de postres y panes rústicos, entre otras cosas.

Para la cena su usó mantelería color beige, "con sillas, todo medio afrancesado y el table seating con platería. Todo el concepto de Karina y Carlos tuvo unas hojitas, representando la parte del bosque. Lo que quisimos fue que las mesas lucieran muy elegantes para romper lo rústico que podía ser un bosque, y así entrar en la onda de bosque mágico", dijo la organizadora.

"Después de la ceremonia pasaron a otra parte del bosque, con un columpio muy instagrameable, rodeado de cocteles, apetaizers. "En esta parte hubo más colores, se pasó de lo blanco de la ceremonia a algo más colorido. Aprovechamos muchos follajes del bosque, rosas, lisianthus, distintos tipos de flores, hiedras, enredaderas, para que se hiciera ver todo como muy orgánico y parte del lugar", añadió.

¿Qué fue de la coctelería?

Los novios sabían que si un detalle es importante en una boda es el de la coctelería, por eso fueron muy creativos en este apartado. La mixología estuvo a cargo de Pernod Ricard y se degustaron cocteles como el Ka-riñito, jungando con el nombre de Karina, elaborado a base de ginebra Beefeater. También el coctel Miami Love, con ron Havana 7 años. El coctel Amor a la mexicana, con mezcal del Maguey, y el coctel La Isla Sour, con whisky Chivas 13 extra.

¡La parte del baile!

Y no podía faltar una parte tan importante como la de la pista de baile, donde los novios bailaron con la música de Kiu Dj hasta bien entrada la madrugada, en una pista que los organizadores prepararon con el mismo estilo en blanco y negro del suelo del castillo de Chapultepec de Ciudad de México.

Karina Banda y Carlos Ponce Boda Detalles
Credit: @pinguinowedding por Monica Godefroy

Fue adornado para que los presentes se sintieran como en un cuento de hadas, con espejos, velas y muchas flores de colores encendidos, para que resaltaran en medio del verde del bosque.

Carlos, el mejor de los novios posibles

Si de algo está segura Morlet, es que Ponce está dispuesto a complacer a Banda en todo. Ambos estuvieron a gusto en que la fiesta fuera en México, ya que si bien él no es mexicano, buena parte de su carrera se desarrolló en ese país.

"Carlos estuvo muy involucrado, yo lo que he visto con ellos es que todo el tiempo las decisiones las han tomado juntos, me pareció superbonito que cuando Karina decía que algo le gustaba, él decía que se hiciera lo que quisiera Karina, para él estaba perfecto", contó.

"Fue una experiencia superbonita trabajar con ellos porque me permitieron poner mucha imaginación, detalles, confiaron en mí, lo cual no muchos clientes hacen. Karina es muy detallista, perfeccionista, y me permitió ir junto con ella, lo cual me hace muy feliz", expresó.

Finalmente, todos los objetivos se cumplieron. Merlot logró hacerle el sueño realidad a Karina y Carlos, y hacer su trabajo como le gusta.

"Siempre he trabajado con las emociones. Cuando me casé, para mi fue uno de los momentos más bonitos de mi vida. Me gusta repetir la misma emoción que yo sentí. Me gusta mucho servir y crear experiencias. Nosotros tratamos de crear historias inolvidables. Una boda yo digo que se vive de dos formas, cuando la planeas y cuando realmente te casas. Son demasiadas emociones. Me gusta darles la certeza de lo que va a pasar en su boda y que sea un momento único", afirmó.

"El objetivo era la unión de las dos familias, y sus amigos, a quienes ellos consideran familia. Por eso fue una boda muy chiquita, íntima, cuidada en los detalles, para ellos fue muy importante que vivieran una experiencia muy única", agregó.