Kany García quiere ganarse el Latin Grammy como compositora.

Por Isis Sauceda / Las Vegas
Noviembre 15, 2018
Anuncio

Kany García asegura estar viviendo el mejor momento de su vida. A nivel personal, todo marcha de maravilla, aún sin planes de formar una familia confiesa. Pero a nivel profesional, las cosas han explotado con su disco más reciente titulado “Soy yo”, el cual está nominado a cuatro Latin Grammys.

“Me siento bien contenta y feliz porque hice un álbum de lo que se me dio la gana. Siento una gran responsabilidad de que pasen cosas como estas [as nominaciones] porque te vienen los miedos de decir tengo que confirmar y las decisiones que tomé fueron acertadas”, afirmó a PEOPLE EN ESPAÑOL horas antes de la ceremonia. “Es un disco que me ha dado muchas satisfacciones y logros”.

El disco está nominado en cuatro categorías, incluyendo mejor canción, grabación y disco del año. Pero si tuviera que elegir, el gramófono de oro que le gustaría llevarse a casa es el de Mejor Album Cantautor del Año.

“Soy feliz pase lo que suceda, pero me encantaría [llevarme el premio] de cantautor porque es la categoría que más me refleja. [En las otras categorías] compito con tanta gente increíble, pero cantautor es una categoría que siento que más me identifico con ella”, confesó.

La puertorriqueña además celebró le lanzamiento de su más reciente sencillo titulado Banana Papaya a dueto con Residente, que habla de un tema social que le apasiona: la igualdad de género.

“Lo mas importante para mi, más que los ritmos o el tipo de música es tener letra con contenido y en eso es algo en lo que me voy a mantener”, explicó. “[La canción] tiene una letra increíble que es hablar de la equidad de género. [Residente] siempre ha sido muy creativo, muy irreverente y un súper feminista y sentarme con él a que juntos hablemos para poner a la mujer en el mismo camino que se encuentra el hombre, que todavía nos falta mucho camino por recorrer, con un tema gracioso, divertido, ha sido un lujo”.

García confesó que escribir el tema les tomó dos días.

“Nunca me he tardado tanto en escribir un tema como con él. Fueron dos días, 48 horas y nada más dormimos 5 horas. Pero [con] el producto final los dos quedamos bien contentos”, admitió.