Juliana Figueroa hace fuertes reclamaciones sobre la herencia de su padre Joan Sebastian. ¿Acaso la dejó desamparada?

Por Carolina Amézquita Pino
Enero 13, 2021
Anuncio

Hace unos días, Juliana Figueroa, hija de Joan Sebastian, dio a conocer que sus hermanos se habían quedado con la parte que le corresponde de la herencia del cantante. “Vivo muy bien, pero no por eso no me pertenece lo que mi papá me dejó. A mí no me han dado nada”, explicó en una transmisión que realizó en su cuenta de Instagram.

Ante ello, Cipriano Sotelo, abogado de la sucesión Figueroa, aseguró que la joven recibió diversas propiedades cuando su madre se divorció del intérprete de “Tatuajes” y deberán pasar a su nombre cuando cumpla la mayoría de edad. Ahora el defensor de Juliana, Mauricio Celis, rebate el argumento de su colega.

“Está un poquito equivocado el abogado [Cipriano Sotelo] en lo que dijo. Hay propiedades que no pasan por la herencia. Si un regalo se hace en vida de una persona, antes que fallece, no pasa por la herencia; solamente, que esa persona lo especifique antes de morir”, explicó en entrevista con Jessica Maldonado. “Desde que él falleció a ella no se la ha dado ningún tipo de asistencia económica”.

Sotelo reconoció que no le han dado ningún tipo de asistencia económica.

“Tiene toda la razón; no ha recibido manutención Juliana, ni nadie. Porque no hay numerario para distribuir los bienes”, explicó.  

La chica, por su parte, explicó a la periodista que tuvo una llamada con José Manuel Figueroa, incluso “me dijo que estaba dispuesto a comprar mi parte para que me quedara conforme con eso, con lo que me querían dar”. Sin embargo, hay fallas en la información sobre bienes y regalías porque Celis  asegura que hasta el momento “no se nos ha entregado nada”.

Juliana Figueroa desmintió a Sotelo acerca de la supuesta propiedad que le dejó Joan Sebastian en el pueblo mexicano de donde el compositor era originario ya que no se han entregado y “cuando voy a México me tengo que quedar con mi tía o una prima porque no tengo donde quedarme”. 

“Cuando voy a ver a mi papá, no tengo llave para abrir la tumba de mi papá y le tengo que hablar a un tío para que me vaya a abrir, y eso, si está disponible”, mencionó. “[Pido] que sean justos conmigo. Que si ustedes [mis hermanos], en verdad, ya no quieren manchar el nombre de mi papá hagan lo que se tenga que hacer. Sean justos, repartan las cosas como deben de ser repartidas para que ya no haya problemas”.