Marjorie de Sousa lamentó que su hijo tuviera que pasar por todo este proceso frente a tantas cámaras.

By Celeste Rodas de Juárez
January 05, 2018

Marjorie de Sousa y Julián Gil sumaron el jueves un nuevo capítulo a su interminable batalla legal por la manutención de su hijo, Matías Gregorio, cuando su madre lo llevó al Instituto de Ciencias Forenses de Ciudad de México para que se realice una prueba de ADN.

Según informó Reforma, el pequeño se sometió a pruebas de sangre y saliva, al igual que sus progenitores, con el objeto de determinar científicamente quién es su padre. A la salida de las dependencias oficiales, De Sousa expresó su consternación por la presión mediática a la que se ha visto sometido el pequeño.

“Es lamentable, no exponerme a mí, (sino) exponer a mi bebé a esto”, declaró la actriz venezolana. “Es muy lamentable tener que traer a mi hijo y tener que llevarlo frente a tantas cámaras a ver a su padre”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

De Sousa también se mostró contrariada por los daños que se ha tratado de infligir a su reputación a lo largo de este proceso, que ya dura casi un año. “Después de la burla a mi honra y a todo, no puede existir otra cosa. Como mujer no tengo nada que temer. Soy una mamá que lucha por los derechos de su hijo”.

Gil, quien dijo estar seguro de su paternidad, se mostró “muy feliz” de que finalmente se tomaran las muestras de ADN y se realizara el examen genético. “[Es] un paso más que ganamos”, dijo el actor de origen argentino, según el diario El Universal.

Si bien se desconoce oficialmente cuándo se darán a conocer los resultados del test, De Sousa indicó que los tendrían en 10 días, aunque eso no implica que se vayan a hacer públicos.

Advertisement