Con una imagen de su hermano mayor como introducción, Juan dio detalles de lo que han vivido, bueno y malo. Unas confesiones a las que Lupillo contestó de inmediato.
Anuncio

La guerra familiar entre los Rivera no tiene visos de acabar. Los últimos cruces de acusaciones y las afirmaciones producidas en programas de televisión y en las redes sociales solo han echado más leña al fuego.

Uno de los enfrentamientos más fuertes ha sido el de Juan y Lupillo Rivera. Después de unos días de silencio, ha sido el hermano mayor quien ha publicado una carta abierta al cantante donde abre su corazón de par en par y expresa lo que siente sin filtros.

A través de Instagram, Juan se sinceró y dio a conocer detalles de su relación desde niños, los consejos de su hermano mayor y también el dolor que le ha causado últimamente. Lo hace sin rencor pero sí con dolor y decepción.

Lupillo y Juan Rivera
Credit: David Becker/Getty Images; JC Olivera/Getty Images

"No culpo a Lupe, yo también he fallado, pero esta es la verdad de nuestra relación. Solo sé que en esta vida no hay persona que me haya lastimado, ofendido o golpeado más que Lupe. ¿Le guardo rencor? No sé, hay veces que digo que no y hay veces que creo que sí. Lo que sí sé es que tengo miedo verlo, no sé cómo reaccionaría yo. Cómo cambian las cosas, antes, sin pensarlo, hubiese entregado mi vida defendiendo a mi hermano, MI SANGRE", lee una parte del escrito del que se percibe tristeza y dolor.

Estas palabas son, como dice Juan, "la verdad de mi corazón" más que un intento de generar otro enfrentamiento. "Es lo que vive en mi ser", añadió sin ganas de pelear. Su objetivo solo es poner su sentir sobre la mesa.

Una reflexión a la que Lupillo no tardó en responder también en son de paz pero con un mensaje claro y contundente hacia su hermano menor.

"No te preocupes carnal, con DIOS solamente te irá de maravilla, el estar cerca de la familia no te hace mejor persona y estar lejos de la familia no hace persona mala tampoco, son las cosas de la vida…todos tenemos nuestra propia familia que proteger aunque sea hasta de un mismo hermano… DIOS te bendiga a ti y a tu familia, y que DIOS nos perdone a cada quien por nuestros errores… ¡échale ganas!", contestó Lupillo.

En los escritos de ambos se percibe que, aunque sea muy en el fondo, el amor familiar de ambos sigue latente y, si bien ahora no sea el momento idóneo de su acercamiento, a lo mejor las puertas no están del todo cerradas para más adelante.

"¿Podrá ser diferente el futuro? No sé. ¡Ahorita, lo dudo!", concluyó Juan. Tiempo al tiempo.