El periodista colombiano acaba de salir de una seria operación donde le han extraído un tumor gigante. Pero su sonrisa y optimismo siguen intactos.

Por Teresa Aranguez
enero 08, 2020
Anuncio

Generoso y optimista como siempre, Juan Manuel Cortés conversó con People en Español desde la habitación del hospital donde se encuentra ingresado. El periodista colombiano acaba de salir de una importante operación tras serle extraído un tumor gigante pero benigno.

Su fuerza, su fe, su positividad y su amor a la vida le mantienen con esa sonrisa que ilumina muchas de nuestras tardes gracias a su colaboración en el programa Suelta la Sopa. No ha sido fácil pero había que enfrentarlo y para ello tenía que prepararse física y mentalmente.

“Comencé a hacer ejercicio, el doctor me pidió que bajara de peso, porque es más fácil, me tenía que abrir el abdomen desde arriba del ombligo hasta abajo, una apertura grande, y si tienes mucha grasa, es más complicado. Bajé diez libras”, explica con su voz despierta y llena de ganas.

Cuando le comunicaron la noticia sabía que había que aceptarla así que nada mejor que practicar el ejercicio de la oración y vibración en positivo. “Mentalmente lo hice preparando mi nivel de certeza de que todo estaba perfecto, haciendo muchas meditaciones, conexiones, mis maestro orando por mí, yo me sentí superbendecido”, explica el comunicador, quien ganó la batalla al cáncer en el 2015.

En esta ocasión, el tumor no tenía ninguna actividad maligna pero igual es tan grande que ha de ser analizado para descartar que haya algo negativo. El tamaño era tal que hubo que partirlo en siete para poder extraerlo.

Mientras tanto él pone todo de su parte y sigue las instrucciones del doctor. Lo bueno es que ya se levantó y ha podido ponerse en pie. La compañía y fuerza de su mamá están siendo una gran inyección de energía.

“Comencé a caminar, es parte clave del proceso. Tuvieron que mover tanta cosa que eso se tiene que acomodar, entonces caminar es muy importante. El cuerpo tiene que acostumbrarse a la nueva posición y el tumor además había empujado el bazo a la derecha, estaba empujando una aorta y los nervios”, explica.

Su espíritu luchador y sus ganas de tirar para adelante son tales que ya piensa en el trabajo, al que espera volver en dos o tres semanas, como mucho. Allí sus compañeros le esperan con los brazos abiertos para seguir soltando la sopa y pasar buenos momentos.

Desde su ingreso ha estado muy conectado con sus seguidores en redes. Quiere transmitir fuerza y optimismo a todos, especialmente a quienes pasan por situaciones de salud complicadas. Que nada les arrebate el pensamiento positivo. “Muchas veces la gente dice ‘¿por qué yo?’, y yo me niego a esos pensamientos que me alejan de cumplir la meta”, explica convencido.

Uno ha de luchar por lo que ama y quiere, por eso la palabra rendirse no está en su diccionario. “No hay un desafío que no se pueda superar con certeza y con mente positiva, pero esa mente positiva tiene que ser real, porque mucha gente dice que está positiva pero al mismo tiempo tiene tristeza, preocupación, ansiedad, sentimiento de culpa, rabia, que son manifestaciones del ego. Todos esos sentimientos negativos que tenemos frente a algo lo único que hacen es alejarnos de la luz y cuando tienes certeza tienes que saber que Dios quiere lo mejor para ti”, concluye.

Con estas palabras de aliento y superación le damos las gracias a nuestro compañero y deseamos una muy pronta recuperación para seguir disfrutándole frente a las cámaras. ¡Gracias por tu ejemplo y tu sonrisa, querido Juan Manuel!