Familiares del cantante mexicano Juan Gabriel comparten 5 cosas que no sabías del desaparecido Divo de Juárez

Por María Morales
Updated Enero 09, 2017
Anuncio

Al tiempo que los familiares del fallecido cantante mexicano Juan Gabriel preparan un homenaje en su nombre para mediados de febrero en México, estos recuerdan al Divo de Juárez en una historia de portada en la más reciente edición de People en Español y comparten detalles de su vida personal que pocos conocen.

Aquí van cinco de ellos:

1. Aunque le pagaban por dar un concierto de hora y media, Juan Gabriel cantaba hasta tres para que el público sintiera que había recuperado su inversión. “Él decía: ‘Las señoras se compraron vestidos, zapatos, se van a peinar y a hacer las uñas y los pies para venirme a ver; gastan mucho dinero [y] quiero que mi espectáculo esté a la altura de lo que pagaron'”, recordó la nuera del cantante, Simona Aguilera.

Juan Gabriel en concierto en México

2. Amaba la astrología china y el feng shui. Una de las primeras preguntas que le hacía a alguien al conocerlo era cuál era su signo en el calendario chino para ubicarlo como persona. Sus casas estaban habilitadas y decoradas usando conceptos del feng shui para que reinara la armonía y la energía positiva dentro de ellas.

Portada de edición de febrero de People en Español

3. Sus películas favoritas no eran las de Hollywood, sino de Bollywood. Las elaboradas cintas musicales realizadas en la India eran su máximo, especialmente si las estelarizaban la actriz Aishwarya Rai. “Era chistoso porque si [las películas] eran producidas en Estados Unidos, no le gustaban, a menos que fueran muy buenas”, apunta su hijo Iván Aguilera. “No le gustaban los choques de autos”.

La actriz Aishwarya Rai

4. Sentía especial debilidad por la comida tailandesa y los chocolates, que escondía en sus casas y hasta sus autos, ya que no debía comerlos. Cuando sus hijos lo sorprendían con las manos en la masa —bolsas de M&Ms— sonreía y les decía “¡Me cachaste!”.

5. Cuando sus hijos eran chiquitos y no quería ser reconocido en publicó al salir con ellos, los deleitaba con disfraces que incluían gafas oscuras y bigotes falsos. Ya una vez grandes estos, les pedía que le compraran ropa deportiva para salir a la calle desapercibido. “Nos decía: ‘Vayan a Walmart y cómprenme ropa que no tenga marca porque no quiero anunciar a nadie; cómprenme un jersey, cosas deportivas'”, ríe Simona. “Ese es el Alberto que nosotros conocimos”.