Por Joaquim Utset
Julio 30, 2019
Anuncio

A estas alturas, todo el mundo sabe que Joy Huerta se ha convertido en mamá de una niña, Noah, junto con su esposa. Menos conocido es que la cantante mexicana ya era mamá… de un pequeño de cuatro patas. “Ramón es mi hijo al 100 por ciento”, asegura de su gato de 3 años. “Llegó a mi vida y la cambió totalmente para bien, para mejor”.

Por eso hasta le duele recordar que tuvo dudas cuando lo conoció de 6 meses en casa de un amigo que no lo podía cuidar. Desde entonces son inseparables, a tal punto que “Ramoncito” tiene su propio pasaporte gatuno para poder acompañarla cuando sale de gira con su hermano, Jesse Huerta, con quien conforma el exitoso dúo musical Jesse & Joy. “Una gran parte de mi corazón está en ese cuerpecito peludo”, apunta la artista de 33 años, quien hubiese querido ser veterinaria y reconoce que el gatito es un “consentidote” que se cuela en sus sesiones de grabación.

Ante la llegada de su bebé, Huerta rechaza de plano la opinión de que un gato no es la mejor compañía en un hogar con niños. “También hay quien piensa que la Tierra es plana”.