La joven Noa Pothoven, de origen holandés, tomó la decisión más importante de su vida y luchó porque se le practicara la eutanasia para dejar de sufrir, tal como ocurría desde los 11 años de edad.

By Carolina Amézquita Pino
June 05, 2019 09:00 AM

El pasado domingo, Noa Pothoven, una adolescente holandesa de 17 años, terminó con su vida a través del método de la eutanasia. La joven fue quien insistió en tomar esta opción ya que perdió las ganas de vivir luego de ser víctima de violación en dos ocasiones y no poder lidiar con las secuelas de ambos ataques.

“Seré directa: en el plazo de diez días habré muerto. Estoy exhausta tras años de lucha y he dejado de comer y beber”, escribió Pothoven en su cuenta de Instagram. “Después de muchas discusiones y análisis de mi situación, se ha decidido dejarme ir porque mi dolor es insoportable”.

Noa Pothoven Instagram

 

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Debido a su condición, la chica sufría de depresión y anorexia; por ello, había solicitado con anterioridad que se le practicara la eutanasia; sin embargo, los especialistas consideraban que era muy joven para una decisión de esta naturaleza. Finalmente, Pothoven logró los permisos correspondientes y, tras despedirse de sus seres queridos y realizar algunas cosas que deseaba, un médico acudió a su casa y la ayudó a morir.

“No vivo desde hace mucho tiempo, sobrevivo, y ni siquiera eso”, agregó. “El amor es dejar marchar. En este caso, así es”.

La eutanasia en Holanda se legalizó en el año 2002 y puede ser solicitada por los interesado desde los 12 años de edad cuando los niños sufren enfermedades sin curación o padecimientos insufribles, pero requieren el permiso de los padres; a los 16 ya pueden hacer la petición bajo su propia responsabilidad.

Ahora, Noa Pothoven, quien publicó el libro Ganar o morir, donde narraba sus propias experiencias, ya descansa en paz.

Advertisement


EDIT POST