El galardonado periodista mexicano se abre con People en Español sobre su nueva faceta entrevistando a famosos en un nuevo programa y su vida junto a las personas que ama.
Anuncio

En su nuevo programa Algo personal con Jorge Ramos el reconocido periodista y autor mexicano muestra una nueva faceta como comunicador. En el show —que estrena el domingo, 24 de abril a las 10 p.m. por ViX, la nueva plataforma de streaming de TelevisaUnivision— entrevistará a ilustres figuras de las artes. No sólo conversará de temas profundos con autores como Isabel Allende y Mario Vargas Llosa, también hablará con su ídolo, el cantante español Joan Manuel Serrat, y montará bicicleta en una playa californiana con Eugenio Derbez y caminará por la bulliciosa Calle Ocho de la Pequeña Habana, en Miami, con Sebastián Yatra.

"Es un verdadero placer y privilegio poder conversar con algunos de mis héroes durante una hora o más, sin prisa, sin necesidad de interrumpirlos, hablando de las cosas más profundas y personales", cuenta Ramos en exclusiva a People en Español. Si bien el ganador del premio Emmy ya ha cubierto seis guerras y ha entrevistado a decenas de presidentes, en este show se le verá más relajado que nunca, intercambiando gratos momentos con sus invitados.

"Acabo de cumplir 64 [años] entonces sé que estoy en mi última reinvención, y estoy todavía lleno de planes y de energía", dice Ramos. "Entiendo que la televisión tradicional está en peligro de extinción y por eso estoy haciendo todo lo posible para reinventarme una vez más. Por eso el proyecto de streaming, por eso el proyecto de ViX, por eso acepté hacer esto".

Además de sentirse pleno en el plano profesional, agradece la felicidad y paz que siente fuera del set. "Aunque no lo parezca y lo veamos muy duro en las entrevistas, en el entorno familiar e íntimo es totalmente diferente", asegura su pareja, la presentadora venezolana Chiquinquirá Delgado, de 49 años. "Siempre está muy pendiente de las fechas especiales, porque sabe que si no le sale el regaño", añade risueña. "Ha aprendido con el tiempo que tenemos juntos a leerme y saber que soy una mujer de detalles, y me encanta que me sorprendan y que las fechas especiales se celebren".

Si bien ambos tienen agendas muy ocupadas, las escapas románticas no faltan. "Los roles como papá y mamá —él de Paola y Nico, yo de Carlota y Marielena, y juntos de todos porque somos una Modern Family—la verdad que nos absorbe mucho tiempo, pero siempre nos robamos dos o tres días y nos escapamos a algún lugar para intentar de verdad desconectarnos y conversar, ponernos al día, descansar realmente", dice Delgado. "Tenemos esa regla de siempre robarnos un ratito para los dos".

Verlo en su rol de padre para sus hijos Paola Ramos, de 34 años, y Nicolás, de 23 —y de "padrastro ideal" para sus hijas Carlota, de 11 años, y Marielena, de 29— la enamora aún más de Ramos, asegura Chiqui. "Como compañero de vida es una persona que se preocupa por todos, es el gran cuidador de esta familia y siempre está pendiente de lo que cada uno esté viviendo. Se preocupa, habla, aconseja, llama, está presente y eso se agradece muchísimo", revela. "La relación de Jorge con mis hijas es maravillosa. Mi hija mayor lo ve como un amigo, como un cómplice, y Carlota tiene una relación con él muy cercana, muy íntima y eso me conmueve y como mamá me da también mucha tranquilidad. Se ríen, juegan, cantan, se acompañan y eso es muy lindo; que aunque él no sea su papá biológico tengan esa cercanía y ese tipo de relación". 

Correr, jugar fútbol y practicar yoga son terapias para el periodista, que lo ayudan a sanar el alma tras tener que cubrir en primera fila devastadoras noticias como la guerra en Ucrania. La compañía de Delgado lo llena de luz y fuerza. "Lo conversamos todo y nos entendemos bien", dice Ramos sobre su media naranja. "He encontrado a quien me conoce más que nadie". Tras viajar el mundo y recibir un sinfín de premios, lo que más lo enorgullece es ver a sus hijos convertidos en adultos felices que están siguiendo sus propias pasiones en la vida. "Creo que al final los únicos arrepentimientos son por las cosas que no has hecho, y eso lo aprendes tarde en la vida", reconoce Ramos.

El periodista habló con People en Español sobre su nueva aventura profesional, su vida y sus amores fuera del set. A continuación, Jorge Ramos en sus propias palabras.

Jorge Ramos
Jorge Ramos
| Credit: Cortesía de Univision

Hablemos de 'Algo personal'. ¿Cómo nace la idea de este programa y qué nueva faceta vamos a ver de Jorge?

A pesar de llevar más de 35 años en el noticiero, esto es algo totalmente nuevo para mí. Nunca había tenido un formato con tanta libertad, tanto tiempo para conversar con alguien. Mis entrevistas de noticias duran unos 5 minutos, y es un verdadero placer y privilegio poder conversar con algunos de mis héroes durante una hora o más, sin prisa, sin necesidad de interrumpirlos, hablando de las cosas más profundas y personales. Por eso me atrajo tanto este proyecto. 

¿Cómo elijes a estos personajes, son personas que admiras?

Son grandes personajes que están en el pico de su carrera y, luego por otra parte, es gente con la que me tocó crecer. Por ejemplo, crecí leyendo a Mario Vargas Llosa y a Isabel Allende, y de pronto puedo conversar con ellos en su casa. Crecí escuchando a Serrat y poder entrevistarlo a él durante más de una hora en un teatro vacío en Barcelona es uno de los grandes recuerdos de mi carrera. Me ha tocado cubrir seis guerras y he entrevistado a decenas de presidentes, pero cuando alguien te toca el alma y tienes la oportunidad de agradecérselo en persona, eso es otra cosa. Así que todos son grandes personajes que no necesitan ninguna presentación, pero que el tipo de conversación con ellos nos lleva a conocerlos de manera totalmente desconocida.

Sobrevivir en esta industria y más aún mantenerse en la cima tantos años no es tarea fácil. ¿Cuáles han sido claves del éxito para ti? 

Creo que hay un orgullo en sobrevivir en esta industria y particularmente en noticias, en un mundo que está lleno de fake news y de teorías de conspiración me alegra saber que todavía hay millones de personas que creen en lo que digo. La credibilidad es lo único que tenemos los periodistas. Eso creo que es la gran satisfacción de mi carrera, que después de tantos años la gente me siga viendo y me siga creyendo y me siga en mis redes sociales. Siempre cuento una broma cuando voy con los estudiantes a las escuelas o a las universidades. Les digo: 'Mírenme bien porque soy un dinosaurio'. Lo que le pido a la gente durante tantas décadas es lo imposible, es una plataforma en la que si llegan un minuto antes o un minuto después no estoy ahí. Entiendo que la televisión tradicional está en peligro de extinción y por eso estoy haciendo todo lo posible para reinventarme una vez más. Por eso el proyecto de streaming, por eso el proyecto de ViX, por eso acepté hacer esto, que no es en lugar de, sino además de todo lo que he estado haciendo. Sigo haciendo El noticiero Univision, sigo haciendo Al punto, sigo haciendo mi columna semanal para más de 40 periódicos, sigo teniendo el podcast, sigo teniendo muchos trabajos. Pero esto es algo más de todo lo que he estado haciendo.

¿Cómo logras ese balance mágico con todos los roles que tienes?

La verdad es que no hay balance. Quisiera decirte que he podido combinar la personal con lo profesional, pero estoy en un oficio en donde hemos fallado mil veces por no llegar a un cumpleaños o a un aniversario, a un viaje, a unas vacaciones, y ese famoso balance no lo tengo. Quisiera, y desafortunadamente en la industria la gran mayoría de las personas que conozco tampoco lo tienen. Es algo con lo que luchamos todos los días, es algo que nuestras familias comprenden y padecen al mismo tiempo. Esta es una profesión donde no hay horarios y donde la noticia determina a dónde vas. Hace poquito tenía un viaje a Washington y en la mitad del vuelo decidimos ir a la guerra en Ucrania por las masacres que estaban ocurriendo ahí. Y sin siquiera tener la oportunidad de hablar con Chiqui o con mis hijos, hice el cambio de en lugar de llegar a Washington llegar a Polonia para de ahí llegar a Ucrania. Era un viaje de trabajo a Washington, pero lo tuve que cambiar. Imagínate, ¿cómo le explicas a tus hijos que te vas a la guerra? ¿Cómo le digo a Chiqui que no voy a Washington sino a Ucrania? Y eso es algo que ocurre muy seguido. Esta es la sexta guerra que me toca cubrir —y en todas llegas aterrado. 

Jorge Ramos
Jorge Ramos
| Credit: Cortesía de Univision

¿Cómo sanas tu corazón después de cubrir noticias tristes y devastadoras como estas?

Tengo como dos terapias personales que me sirven mucho: una es el yoga y otra es correr. Desde niño aprendí a sacar físicamente todas esas energías. Escribir me ayuda muchísimo, me permite sacar todo lo que se te queda atorado y que no puede salir en 30 minutos de noticiero. Hace poco, a finales de diciembre, me dio COVID y me quedé atorado en una cuarentena de 10 días en una isla africana y los primeros días me acompañó mi hija Paola pero después me quedé totalmente solo, y gracias a la escritura y al yoga pude salir relativamente bien de esa experiencia. Fue en las islas Seychelles, era una vacación que teníamos planeada durante años y al segundo día salí positivo. Entonces toda la familia tuvo que regresarse a Miami para no ser contagiada, y no correr el riesgo como yo de tener una cuarentena obligatoria de 10 días donde no podías moverte del cuarto. 

Cuéntame de tus hijos, de Paola y Nicolás. ¿Cómo son sus personalidades y sus vidas hoy en día?

Los dos tienen su propia personalidad. Paola tiene 34, Nicolás tiene 23. Paola por mucho tiempo trabajó en el gobierno y en la Casa Blanca pero encontró su voz en los medios de comunicación y está haciendo un trabajo extraordinario. Todos los días hablo con ella varias veces y comentamos las noticias. El gran descubrimiento para ella ha sido darse cuenta de lo importante que [es] su voz y cómo su voz puede hablar por otros. En el caso de Nicolás estoy muy orgulloso de él. Acaba de graduarse de la universidad de Princeton y está jugando fútbol americano. 

Jorge Ramos y Chiquinquira Delgado
Jorge Ramos y Chiquinquira Delgado
| Credit: Instagram/Chiquinquira Delgado

¿Qué nos puedes contar de las hijas de Chiqui, de Carlota y Marielena, que también son parte de tu vida?

Es una relación maravillosa, nos hemos adoptado unos a otros. Me ha tocado estar junto a Carlota desde que tenía dos años y Mari se nos ha unido a partir de la pandemia, entonces es una familia de seis todo el tiempo, con todas las alegrías que eso implica y con todas las negociaciones que eso requiere. 

¿Qué te mantiene enamorado de Chiqui? 

Es mi compañera de vida, no solamente por la gran familia que tenemos en todo sentido, sino porque lo conversamos todo y nos entendemos bien. ¿Quién te puede entender y aceptar cuando de pronto le dices que cambiaste de planes y te vas a la guerra? Cuando salí de Ucrania no pude regresar a Miami porque tenía que ir a Barcelona a entrevistar a Serrat y a Madrid a entrevistar a Alejandro Sanz, cuando lo más que me hubiera gustado es regresar. Y me envió Chiqui una nota que decía: 'Dirigida a mi loco y valiente compañero'. Creo que eso refleja bien el tipo de relación que tenemos. He encontrado a quien me conoce más que nadie. 

¿Cuándo miras atrás qué es lo que más agradeces de lo que has vivido?

Jorge Ramos y Chiquinquira Delgado
Jorge Ramos y Chiquinquira Delgado
| Credit: Instagram/Chiquinquira Delgado

Siempre, sin la menor duda, es que te quieran a quienes tú quieres. Al final te das cuenta que seguidores y ratings no te van a dar nunca el reconocimiento que uno necesita como persona. Creo que el me quieran a quienes yo quiero es al final de la vida lo que más recompensas te da. Acabo de cumplir 64 [años], entonces sé que estoy en mi última reinvención, y estoy todavía lleno de planes y de energía. Como me decía Isabel Allende hace poco en la entrevista, logras hacer a un lado las cosas menos importantes y solo le empiezas a dedicar el tiempo a lo que de verdad te afecta. Le pude preguntar a Mario Vargas Llosa y a Isabel Allende si enamorarse a los 80 es igual que a los 20 y los dos me dijeron que sí con una gran sonrisa. Creo que al final los únicos arrepentimientos son por las cosas que no has hecho y eso lo aprendes tarde en la vida. 

Isabel Allende y Jorge Ramos
Isabel Allende y Jorge Ramos en Algo Personal
| Credit: Cortesía

¿Qué recuerdas de tu niñez, de tus padres, de tu vida en México antes de conocer la fama?

Son recuerdos llenos de nostalgia porque no quería ser inmigrante, me tuve que convertir en inmigrante. Nadie deja su país porque quiere. Me hubiera encantado haber crecido en México y no tenerme que ir de mi país, pero cuando me fui México no era una democracia, no había libertades y el periodista era censurado. Todavía tengo enorme nostalgia por México, una nostalgia que comienza siempre por la boca. Tengo un ritual cuando llego al aereopuerto de la Ciudad de México —antes de ir a ver a mi mamá que tiene 88 años— siempre paro en una taquería y me como unos tacos al pastor. Es una forma de decir: 'Ya regresé, ya llegué'.

Una de las cosas más difíciles es que cuando eres inmigrante te pasas el resto de tu vida buscando tu hogar. Mi hogar curiosamente sigue siendo una casa en el norte de la ciudad de México, en un lugar que se llama Echegaray, que es la casa donde crecí, que ya pertenece a otra persona, pero para mí sigue siendo mi hogar. Esa misma distancia de inmigrante es muy dolorosa. Cuando muere mi papá yo estaba en Miami y siempre me he arrepentido de no haber estado con él en el hospital cuando más me necesitaba, para poderme despedir. Eso me ha definido. El hecho de ser un inmigrante. A veces soy de dos países, pero a veces no soy de ninguno. Donald Trump me dijo que me largara de aquí y cuando regreso a México hay gente que me dice que ya no soy de ahí porque me fui. En el mejor de los casos eres de dos países, con dos pasaportes. En el peor de ellos no eres de ninguno. 

¿Qué haces en tu tiempo libre, fuera de las cámaras? ¿Qué te hace feliz?

Todos los sábados en la mañana me encuentras jugando fútbol. Formo parte de un equipo que llevamos 19 años jugando y me recuerda un poco el México del que me fui, y cuando era niño. En la semana siempre estoy haciendo algo de ejercicio, yoga, [voy a] correr o jugar tenis. Y generalmente las mañanas, para mí, después de que llevamos a Carlota a la escuela, ese es el tiempo para escribir, para pensar, para planear. Son esas mañanas y esa oportunidad de estar en la casa durante la pandemia que ha modificado totalmente mi rutina. Poco después del mediodía me voy a Univision, y eso sí es todo el noticiero y Al punto. 

Joan Manuel Serrat y Jorge Ramos
Joan Manuel Serrat y Jorge Ramos en Algo Personal
| Credit: Cortesía

¿Qué libertades gozas en este nuevo programa?

Te vas a dar cuenta en las entrevistas que estoy más suelto que nunca, que se trata de una verdadera conversación, más que entrevistar o enfrentar a alguien; estoy tratando de encontrar puntos en común. Sin dudas es uno de los proyectos más satisfactorios e interesantes que he hecho en mi carrera. Qué bueno que me está llegando ahora y lo estoy disfrutando muchísimo. Ahora estoy volando a Los Ángeles, tengo que entrevistar a Maná, uno de los grupos que escuchaba desde que era adolescente. Y voy a entrevistar a Chicharito Hernández, una de las personas que más admiro en los deportes. Qué maravillosa que a estas alturas de mi vida y de mi carrera pueda estar haciendo eso en un martes. 

¿Te imaginas haciendo algo fuera del periodismo? 

Cuando era más joven... la política siempre es algo que me había interesado y en algún momento dado consideré hacer una carrera política. Pero pronto me di cuenta que en el periodismo tienes más poder y mayor oportunidad de cambiar vidas y dejé la política a un lado totalmente. Otra posibilidad que consideré fue trabajar en una universidad, pero creo que me hubiera sentido muy aislado. Coincido con García Márquez en que el periodismo es el mejor oficio del mundo. Contrario a los actores, los periodistas solo podemos vivir una sola vida, pero podemos vivirla intensamente. No puedo pensar en ninguna otra profesión que me hubiera llevado a recorrer todo el planeta y a conocer a las personas más interesantes que hay en el planeta.