Al enterarse que niños en un colegio de Tennessee se estaban yendo a la cama con hambre, la actriz y cantante Jennifer López y su prometido, el ex pelotero Alex Rodríguez, tomaron cartas en el asunto y se comprometió a abastecer la despensa que se abrió en la escuela primaria para alimentarlos por todo un año.

Por Isis Sauceda / L.A.
Octubre 24, 2019
Anuncio

El mensaje de Facebook publicado por una maestra de Tennessee no sólo llegó a los oídos de la actriz, cantante y empresaria Jennifer López sino que también le tocó su corazón.

Luego de que se hiciera viral la publicación de una maestra de la escuela primaria Jacksboro —en la cual explica que se conmovió hasta las lágrimas cuando uno de sus estudiantes le confesó que no contaba con suficiente comida en su casa— la cantante no se quedó de brazos cruzados. La intérprete, junto a su futuro esposo, Alex Rodríguez, se comprometió a abastecer la despensa de la escuela por todo un año.

“Nos enteramos que los maestros ayudaban a los estudiantes a llevar comida a casa cuando no tenían. Cuando vimos esta historia, no sólo se me llenaron los ojos de lágrimas, a Alex también”, escribió López en sus redes sociales. “Decidimos donar comidas ricas y saludables por un año, para los estudiantes y la despensa de la escuela”.

López explicó que tanto ella como Rodríguez son socios de la compañía Tiller & Hatch, que entrega cajas de comida preparada a domicilio, y que como dueños de negocios es importante tomar este tipo de decisiones para poder ayudar a la comunidad.

“Dar y estar ahí para ayudar a otros es lo que realmente importa. Estamos felices de poder tener un negocio con socios que también creen que ningún niño debería irse a la cama con hambre”, expresó la cantante. “Todos beberían tener acceso a comida deliciosa y nutritiva”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

En la publicación que ha sido compartida más de 40,000 veces, la maestra de Tennessee explicó que tras escuchar la confesión del estudiante sobre la falta de comida en su casa, el personal de la escuela donó dinero para comprar alimentos para el pequeño. Pero viendo la necesidad del resto de los estudiantes, la primaria decidió iniciar el programa “Despensa gratis” y buscó donaciones. Fue ahí cuando López se percató de la historia.

“Algunos días nos frustramos y nos sentimos agobiados, pero hoy hicimos lo que era mejor para un niño”, escribió la maestra. “¿Se notará en los resultados de sus exámenes? ¡No! ¿Nos importa? ¡No!”.

Por su parte, la madre de Max y Emme confesó que la llamada que hizo a los estudiantes para darles la noticia de la donación fue definitivamente su mejor momento del mes.

“Ha sido una de las mejores cosas que hemos podido hacer”, puntualizó López.