Se siente plena y feliz, antes no tanto. La actriz y cantante cuenta qué le hizo dar el paso a la soltería cuando todos creían que vivía un romance perfecto.

Anuncio

Cada palabra de Jennifer Lopez y Alex Rodriguez sobre su vida en estos momentos es analizada con lupa. Lejos de cortarse y no decir lo que siente, la cantante ha compartido sus sentimientos después de todo lo vivido a nivel personal. Una montaña rusa que por fin está bajo control.

En una sincera entrevista con Apple Music recogida por ET ha contado sin censura la felicidad que vive tras romper su vida en pareja con el deportista y encontrarse a sí misma.

"Me di cuenta que estaba bien conmigo misma y que la felicidad empieza en mí", reconoció sin filtros. Más claro, imposible.

La pregunta que surge tras escucharla es: entonces, ¿por qué esas imágenes tan románticas con Alex que hacían pensar al mundo que era la más bella historia de amor? También tiene una respuesta para eso.

"Hay cosas que ocurren de repente y que jamás hubieras esperado que sucedieran", cuenta todavía sorprendida con lo que pasó.

Una cosa era lo que proyectaba y otra muy diferente la que sentía, aunque ella no lo sabía todavía. "Una vez te te sientes bien y llegas a la conclusión de que esto no es bueno para mí o esto no se siente bien y sabes que necesitas hacer un cambio, no por los demás sino por ti, las piezas empiezan a caer en su lugar", explicó serena.

alex rodriguez ultima foto con jennifer lopez
Credit: IG/AROD

Con esta conclusión más firme que nunca, JLo no tuvo reparo en romper su compromiso y empezar de cero sentimentalmente hablando.

Con lo que tampoco contaba es que volvería a enamorarse perdidamente de Ben Affleck y recuperar todo aquello que no pudieron ser entonces. "Las cosas pasan", dijo sobre todo lo ocurrido en su vida recientemente, sin especificar ni dar nombres.

Jennifer Lopez and Ben Affleck take their kids and their love to Universal Studios Hollywood
Credit: 2021 Backgrid/The Grosby Group

Actualmente vive su amor con el actor con más madurez y sin miedo a la persecución de los paparazzi. Eso no ha cambiado, pero su forma de vivirlo parece que sí.