Aunque hoy Jennifer López y su madre Guadalupe Rodríguez tienen una relación muy cercana, cuando la Diva del Bronx era una jovencita tuvieron muchas discusiones.
Anuncio
Jennifer López y Guadalupe Lopez
Jennifer López y Guadalupe Lopez
| Credit: KMazur/WireImage

Aunque Jennifer López y su madre Guadalupe Rodríguez tienen una relación muy cercana hoy en día, lo cierto es que cuando la Diva del Bronx era una jovencita tuvieron muchos problemas y desencuentros, algo que hizo que con solo 18 años la cantante se largara de la casa familiar, según confesó en el documental Halftime (Netflix).

La madre de JLo aseguró en el documental que no le resultó nada fácil ser madre de tres hijas. "David y yo nos mudamos al Bronx. Era un cuarto piso sin ascensor y solo tenía un dormitorio. Tuve a mis tres hijas en ese departamento", dijo Rodríguez, mencionado al padre de sus hijas.

El tener que lidiar con sacar adelante a su familia hizo que su carácter se endureciera y en muchas ocasiones perdiera la paciencia.

Jennifer Lopez y su mamá Guadalupe Rodríguez Global Citizen VAX LIVE: The Concert To Reunite The World
Credit: Kevin Mazur/Getty Images for Global Citizen VAX LIVE

"Hizo lo que tenía que hacer para sobrevivir y eso la hizo fuerte, pero también la hizo dura. Nos daba tremendas palizas", confiesa la cantante y actriz.

"Mi mamá es una persona super complicada y tiene mucho bagaje emocional. Su generación pensaba: 'Un hombre se casará contigo, te cuidará por el resto de tu vida y te mantendrá'. Y ella soñaba con cosas mucho más grandes. Soñaba con ser actriz", añadió.

JLo también dijo que su mamá "quería que fuéramos independientes, como: 'No quiero que tengan que depender de un hombre para nada'", contó.

Rodríguez siempre hizo lo posible porque sus hijas tuvieran una carrera que les permitiera garantizar un futuro, pero López tenía otras aspiraciones que entraban en disputa con las de su mamá.

JLo deslumbra gala benefica Dodgers cambios vestuario
Credit: Jamie McCarthy/Getty Images for Tribeca Festival

"Me enamoré de la danza y me distraía completamente de la escuela y mi mamá me decía: 'Si quieres vivir en esta casa, tienes que estudiar' ", relató. "Una noche tuvimos una gran pelea y simplemente me fui. Tenía 18 [años]".

Por su parte, Rodríguez reconoció que siempre le exigió mucho a sus hijas, pero que López fue la más difícil de todas. "Siempre esperé mucho de ellas. No quería ser crítica sino mostrarles que podían mejorar. Jennifer fue la que me dio más trabajo, a decir verdad. Discutíamos mucho", dijo.

"No fui la madre perfecta ni mucho menos, pero lo único que puedo decir es que todo lo que hice lo hice para su bien. Me alegra que sea fuerte, debes serlo para sobrevivir en esta industria", agregó.