Antes de Friends, la actriz Jennifer Aniston no cumplía con los estándares de belleza de Hollywood para ser una estrella.

By Isis Sauceda / L.A.
September 19, 2019 06:12 PM

Jennifer Aniston goza ahora de fama mundial gracias a su participación estelar en la recordada y divertida serie Friends. Pero antes de convertirse en la querida Rachel Green, la ex de Brad Pitt era simplemente una aspirante a actriz muy lejos de los estándares de belleza de Hollywood.

En un nuevo libro Generation Friends para conmemorar el 25 aniversario de la serie, el escritor Saul Austerlitz aseguró que Aniston tuvo que bajar bastante de peso para poder encajar en la industria.

"Tuvo que perder 30 libras si quería quedarse en Hollywood", asegura el escritor en el libro. "Los Ángeles era un lugar difícil para ser actriz – era un lugar difícil para ser mujer – y el agente de Jennifer Aniston tuvo que ser sincero con ella".

En una entrevista con la revista Rolling Stone en 1996, la actriz se sinceró y confesó comía demasiados sándwiches de mayonesa, por lo que su agente tuvo que hablarle de frente diciéndole que no le llegaban personajes porque estaba "demasiado pasada de peso".

"Aniston apenas estaba gorda - todos podían ver que era bella", señala el libro. "[Pero] la cámara agregaba diez libras".

Steve Granitz/WireImage

Tras los comentarios de su agente, Aniston decidió cambiar de vida y empezar a comer saludable.

"Dije, ‘¡¿qué?!' Pero mi dieta era terrible. Malteadas y papas fritas con aderezo. Fue bueno que me diera cuenta", dijo a People.

Tras perder las libritas de más, logró el papel que la ha puesto en un pedestal en Hollywood y la convirtió en "La mujer más bella" de People.

Si bien ha cambiado su apariencia física, la actriz asegura que lo más importante viene de dentro. "La seguridad interna. Paz. Amabilidad. Honestidad", dijo a la revista.

A sus 50 años, asegura que se siente mejor que nunca e increíblemente bien en lo físico.

Advertisement