El famoso piloto de carreras es fan de los deportes arriesgados y ha vuelto a llevarse un tremendo susto al practicar un peligroso deporte acuático. ¡Tenemos los detalles!

Anuncio

Como es bien sabido, el atractivo esposo de la actriz Jacqueline Bracamontes es un amante de los deportes de riesgo. Martín Fuentes, piloto de carreras profesional, es un extraordinario deportista que igual esquía en agua que en nieve y ahora, una aventura sobre el mar, ha vuelto a darle un buen susto a este hombre de carácter intrépido.

Todo comenzó cuando avisó emocionado desde sus redes que se disponía a practicar kite-surf en Miami, una mezcla entre surf y windsurf, en el que sobre una tabla vas colgado de una enorme vela que desde el cielo utiliza el viento como motor.

A más viento, más velocidad y más peligro. Este aventurero nato anunció encantado antes de lanzarse al agua que había más de 30 nudos de viento, unas 35 millas por hora, aproximadamente.

En la noche, el esposo de la Bracamontes se asomó a sus stories para contar lo que había sucedido.

“Damas y caballeros, el reporte del día de hoy”, anunció aparentemente desde su auto, “fue mucho viento y posteriormente, costillas rotas. Gracias a Dios, nada más”, comentó.

Al parecer, sufrió un fuerte golpe de contraviento y terminó con la tabla rota, además de unas cuantas costillas, algo que reconoció haber sido un error suyo, por practicar el deporte con unos vientos tan poderosos en acción.

“Solo a mí se me ocurre salir hoy a kaitear, ni hablar…”, reflexionó. “A los que saben de las costillas, es muy molesto este desastre… Pero bueno”. Y añadió resignado  la divertida expresión de: “¡Ajo y agua!” ( que significa a jod- y a aguantarse), como el único remedio casero para su mal.

“Aún así fui a mi manicure y pedicure…” finalizó bromeando, aunque conociendo su espíritu, muy bien pudo haber sido verdad. ¿Qué creen Vds.?.