A sus 50 años recién cumplidos, la presentadora luce y se siente mejor que nunca. Pero no siempre fue así. Hoy recuerda una de sus etapas personales más difíciles.
Anuncio

Es de esas presentadoras que ha crecido despacito, pero sin pausa. Casi tres décadas de su incursión en la televisión y los medios, Jackie Guerrido puede decir alto y claro que es uno de los rostros más exitosos y aplaudidos de la pantalla chica.

Muchos años de sudor, trabajo y noches sin dormir le han costado. A sus 50 años recién cumplidos, ha conseguido la mayoría de esos sueños que siendo joven se propuso. Y los que no, ya vienen en camino.

En una entrevista de lo más íntima y personal con su programa, Despierta América en Domingo, Jackie ha abordado aspectos de su vida hasta ahora guardados en su corazón. Dice sentirse más vulnerable que nunca y también segura de poder hablar sin miedo de lo que siente.

Jackie Guerrido
Jackie Guerrido
| Credit: (Photo by Rodrigo Varela/Getty Images for LARAS)

Ya no le afecta el qué dirán. Aunque el último año ha sido especialmente duro tras la muerte inesperada de su hermano y más tarde, de su abuela, por atropellamiento en este último caso, la presentadora sabe lo que es lidiar con el dolor.

Por primera vez, habla de uno de los momentos en los que más destruida estuvo y del que muy pocos saben. "Cuando ya estaba divorciada, aprendí lo que es el amor propio, por mucho años me olvidé de mí por complacer a esta persona, me olvidé de mis gustos y de cómo era porque voy a seguir ahora tu vida, tengo que entrar en tu mundo para que todo esto funcione, y eso me hizo aprender quién yo era", explica de su divorcio de Don Omar en una entrevista con su programa.

Justo después de su ruptura con el cantante, con quien siempre mantuvo una relación cordial, Jackie partió para Los Ángeles para empezar una nueva vida, y allí, asegura que tocó fondo. "Toqué fondo porque tenía que aprender que en la vida no tienes que buscar de dónde no hay para complacer a los demás. Esos momentos tristes en que te tiras al piso son los que te están haciendo y fortaleciendo".

Hoy estrena una nueva década y lo hace, no solo más despampanante que nunca, sino también mucho más segura y consciente de quién es, lo que quiere y lo que no. Y ese sentirse bien por dentro, asegura, ayuda a verse así de escultural por fuera.

¡Muchísimas felicidades, Jackie!