"Mi único error fue enamorarme de un hombre separado", dijo Irina a sus más grandes críticas que no dejan de censurar su comportamiento en televisión a causa de su relación con Gabriel Soto.

Por Nuria Domenech
Marzo 09, 2020
Anuncio

La actriz rusa, Irina Baeza, vuelve a estar en el ojo del huracán a causa de su relación con Gabriel Soto. Irina, Laura, Lili… Estas tres mujeres se roban los titulares con sus continuas acusaciones cruzadas.

Hoy fue la actriz rusa la que se pronunció contra las constantes y demoledoras críticas a las que se encuentra sometida bajo el frío cuchillo de Laura Bozzo y Lili Estefan para las que el “quién no haya pecado nunca, que tire la primera piedra” les entra por un oído y les sale por el otro.

“Yo soy muy responsable de las cosas que hago, pero no soy responsable de lo que hacen otras personas. Que era un hombre separado era algo que yo creo que sabía la gente desde hacía muchísimo tiempo. Algo que se ha repetido miles de veces por parte mía y de mi pareja, Gabriel…” –volvía a responder una vez más la rubia actriz.

“Mi único error fue enamorarme de un hombre separado que no estaba legalmente divorciado”, aseguró la bellísima rusa frente a las cámaras de un periodista que pasó en el programa El Gordo y La Flaca.

Al preguntarle sobre la polémica de sus críticas ocasionadas por Laura Bozzo y Lili Estefan, Irina Baeva aseguró: “Yo no voy a entrar en esos dimes y diretes y esos juegos de provocaciones. No hay nada más que agregar, lo que Juan dice de Pedro dice más de Juan que de Pedro”, dijo replicando una frase muy popular que afirma que cuando hablas de los demás, en realidad estás hablando de ti mismo, algo que avalan los psicólogos.

“La cantidad de comentarios negativos en mi contra si fue bastante fuerte, fue algo que claro que me afectó, y lo acepto con toda la humildad del mundo”, continúa diciendo Irina.

“Los comentarios tan negativos distorsionan tu realidad, pierdes la confianza, pierdas la seguridad en ti misma, no sabes si las cosas que estás haciendo están bien o mal. Yo creo que ser de Rusia, o rubia o de cabello oscuro, no tiene nada que ver con las capacidades intelectuales de una persona”, aclaró.

De momento, el único que la defiende en el programa es Raúl de Molina, que se mostró encantado ante la posibilidad de compartir un helado con ella en San Petersburgo.