Así se veía la novia de Gabriel Soto cuando aún estudiaba en el Centro de Educación Artística de Televisa (CEA) y por tanto no había debutado aún en las telenovelas.

Por Moisés González
Junio 26, 2020
Anuncio

La historia de cómo Irina Baeva pasó a convertirse en una reconocida estrella de las telenovelas mexicanas viniendo de un país tan lejano como Rusia es el claro ejemplo de superación personal. La actriz, que tenía a priori muchas cosas en contra para poder abrirse camino en México, principalmente el idioma, logró derribar todas las barreras que le dificultaban llegar hasta su objetivo: hacerse un hueco en el mundo de la interpretación.

Antes de hacer su primera aparición en las telenovelas como parte del elenco de Muchacha italiana viene a casarse (2015), la novia de Gabriel Soto estuvo preparándose durante varios años en la Escuela de Educación Artística de Televisa, conocida por muchos como el CEA.

Allí, además de adquirir todos los conocimientos necesarios para formarse como actriz, Baeva encontró el amor en uno de sus compañeros de escuela: el actor venezolano Emmanuel Palomares, con quien vivió un apasionado romance de varios años.

La actriz aún conserva en sus redes sociales las imágenes que ilustran esa inolvidable etapa que fue tan importante en su vida durante sus primeros años en México.

Irina se veía realmente hermosa a sus 22 años con su espectacular cabellera rubia.

La Irina de ese entonces ansiaba comerse el mundo y poder mostrar su talento al público.

Carismática y talentosa, la actriz comenzó a destacar pronto entre sus compañeros, hasta el punto de que los productores no tardaron en darle su primera oportunidad.

El resto ya es historia.