La historia de superación y triunfo detrás de la joven actriz rusa que ha conquistado las telenovelas mexicanas.

Por Moisés González
Marzo 04, 2020
Anuncio

Desde hace aproximadamente dos años su nombre no ha dejado de acaparar titulares en los principales medios de comunicación de espectáculos. Muchos le han atribuido el papel de ‘la mala del cuento’ debido a su sonado noviazgo con Gabriel Soto, exesposo de Geraldine Bazán, un romance que la ha situado en el centro de todas las críticas y la ha llevado a sufrir bullying a través de las redes sociales, como ella misma ha denunciado públicamente en varias ocasiones. Pero muy pocos conocen quién es realmente Irina Baeva y la inspiradora historia de superación que carga sobre sus hombros. ¿Cómo una jovencita rusa que no creció hablando español terminó convirtiéndose en una de las máximas estrellas que tiene Televisa actualmente?

Desde niña Irina sintió curiosidad por el mundo de la interpretación. “Desde chiquita me gustaba la actuación. Veía novelas –rusas y latinoamericanas– y películas y siempre me interesaba el detrás de cámaras”, contaba en una entrevista con People en Español.

Aunque su deseo era entrar a estudiar actuación en Rusia natal, llegado el momento de tener que decidir su futuro profesional la actriz terminó decantándose por la carrera de periodismo siguiendo el consejo de sus padres, quienes le sugirieron que estudiara una carrera ‘más seria’. “Por eso me metí a estudiar periodismo”.

Pero la verdadera pasión de Irina era, y sigue siendo, la actuación, por lo que a sus 18 años decidió darse de baja en la universidad para luchar por su sueño. Un sueño que, en su caso, tenía como destino México.

“Cuando estaba estudiando español en Rusia veía las novelas mexicanas Rebelde y Teresa. Y me enteré de que la mayoría de los actores son egresados del CEA [Centro de Educación Artística de Televisa]. Busqué la escuela y les escribí un mail para ver si, siendo rusa, podía entrar. Me contestaron que sí”, explicaba en su momento la intérprete de 27 años.

En cuanto Televisa le respondió que sí Irina no se lo pensó dos veces y dejó todo atrás, familia, amigos, hogar… para luchar por su sueño de convertirse en actriz.

Aunque no creció hablando español, eso no fue un impedimento para que en menos de un año, a base de mucho esfuerzo, Baeva dominara el idioma casi a la perfección.

“En Rusia pasaba horas y horas haciendo ejercicios de gramática, viendo novelas mexicanas, leyendo libros, traduciendo canciones, entre otras cosas. Fácil unas 8 horas diarias. Tuve la paciencia y disciplina suficientes así que llegué a México hablando el idioma sin problema alguno”, contaba en 2016 a People en Español.

La actriz aterrizó en México únicamente con una maleta cargada de muchos sueños por cumplir, pero la ilusión por comenzar a estudiar la carrera de actuación y algún día poder actuar en una de esas telenovelas que veía en su Rusia natal pesaba más que todo lo que había tenido que dejar atrás.

“Soy una persona que se adapta fácilmente a los cambios. Creo que México es uno de los países que te recibe con los brazos abiertos. No me podría quejar”, reconocía años atrás.

Su talento y ganas de superación hicieron que pronto comenzara a destacar en Televisa, recibiendo su primera oportunidad en 2015 en la telenovela Muchacha italiana viene a casarse, el que sería, sin saberlo en ese momento, el primer escalón de su exitosa y prometedora carrera artística.

El resto ya es historia.

Su historia.