La bellísima actriz rusa se ha mostrado tal cual es, sin accesorios ni retoques y el resultado ha impactado. ¡Parece una niña!

Por Teresa Aranguez
Abril 24, 2020
Anuncio

Tiene un rostro inmaculado, casi, casi de princesa de cuento. Irina Baeva es un bellezón que además lo ha dejado claro tras mostrarse sin rastro de maquillaje y recién levantada. Lo hacía en una publicación que no ha pasado desapercibida para nadie y con toda la razón.

Y es que, además de por su naturalidad, la actriz rusa llama la atención porque no parece ella. Su imagen aniñada y angelical le resta años y la hace ver como una adolescente. En algunos comentarios incluso han llegado a no reconocerla. "¿Quién es ella?", escribía una seguidora.

Irina se cuida y mucho, pero no por vanidad, sino porque lo ha convertido en una forma de vida. A través de las redes nos transmite la importancia de comer bien, sano y de hacer ejercicio. El resultado salta a la vista.

Acostumbrados a verla maquillada, con sus pestañas y labios pintados, y su tono de piel bañado en otra tonalidad, esta imagen ha sorprendido y para bien. Si nos apuramos, podríamos incluso decir que a juzgar por esa imagen no representa los 27 años que cumplió en octubre.

La actriz está viviendo una etapa muy dulce de su vida. No solo por la "luna de miel" eterna que comparte con Gabriel Soto, sino también por su éxito profesional. Netflix acaba de estrenar la segunda temporada de El dragón, que ha vuelto a ser muy bien acogida y eso la tiene muy feliz.

A pesar de los duros tiempos de confinamiento que nos han tocado vivir, la protagonista de Soltero con hijas prefiere centrarse en las cosas bonitas de la vida. "Disfrutemos de las bellezas que nuestro planeta nos puede ofrecer, pero siempre agradeciendo, cuidando y protegiéndolo", decía en el Día de la Tierra.

Con esa actitud tan positiva y optimista es normal que la vida le sonría.