April 29, 2018 01:45 PM

Más rubia, más relajada y más sonriente que nunca, Irina Baeva parece haber dejado atrás la etapa de estrés en la que se le acusaba de haber roto un matrimonio. Y no cualquier matrimonio, sino el de Gabriel Soto y Geraldine Bazán quienes tras diez años de casados se separaron en noviembre del 2017.

La actriz ha pasado página y tiene puesta su atención en su carrera y, por supuesto, en ella misma. Quererse parece ser su máxima prioridad a juzgar por esta preciosa foto a orilla de una piscina y con una taza de café. “Siempre me ha gustado el café por las mañanas”, escribe junto a una sensual imagen en traje de baño.

La protagonista de Vino el amor, en la que comparte escenas con el actor mexicano, luce espectacular y más en forma que nunca. Ella lo sabe y lo presume a lo grande porque puede en este diminuto bikini rosa. Su agenda laboral está cargada de proyectos exitosos, como su última obra teatral, ¿Por qué los hombres aman a las cabronas? en la que también trabaja junto a Gabriel.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

A sus 25 años, la carrera de esta rusa a quien conocimos más gracias a su papel en Pasión y poder asciende como la espuma. En lo personal no ha querido hacer ningún tipo de comentarios sobre si hubo o no romance con el reconocido actor mexicano. El silencio ha sido su respuesta.

Lo que sí podemos afirmar es que su relación laboral es un hecho y todo un éxito. Juntos tienen una química brutal sobre los escenarios y eso no se puede negar. ¿En lo personal? De momento ambos disfrutan de su soltería por separado, aunque con esos cuerpos seguro que candidatos no les faltan para el amor.

Tal Vez Te Guste

EDIT POST