La actriz abordó  temas como los prejuicios de género o el cyberbullying que sufrió tras confirmarse su noviazgo con Gabriel Soto cuando este aún no se había divorcio legalmente de Geraldine Bazán durante su aplaudida conferencia en Estados Unidos.

Por Moisés González
Marzo 06, 2020
Anuncio

Cuando una puerta se cierra otra se abre y eso precisamente fue lo que le sucedió a Irina Baeva. Después de que le cancelaran su conferencia dentro del evento What a Woman, la actriz rusa recibió la invitación para impartir su charla en un evento sobre empoderamiento femenino que se llevó a cabo este jueves en la ciudad de Miami.

Yo me enamoré de un hombre separado que con honestidad me dijo que lo único que lo unía a su pareja era un papel, por lo que ambos decidimos iniciar una relación y ahí fue donde me convertí en el peor de los demonios

Ante la atenta mirada de decenas de personas, en su mayoría mujeres, la intérprete de 27 años abordó durante su aplaudida conferencia temas como los prejuicios de género y el cyberbullying que sufrió la protagonista de telenovelas como Vino el amor tras confirmarse su noviazgo con Gabriel Soto cuando este aún no se había divorcio legalmente de Geraldine.

“Irina indudablemente ha sido una charla superinspiradora, no sé si muchas de las personas que están acá han percibido o han leído o han visto cómo esta mujer que es actriz… ¿Se dieron cuenta del acento? Habla más mexicano que un chilango. Y es una mujer que fue a México hace 6 años, hace 6 años no sabía hablar español, no sabía nada de español, así que esto es un ejemplo de tenacidad. Y yo creo que a todos nosotros, hombres y mujeres, nos deja una gran lección, una lección de que nadie merece ser señalado por nada y cuando tenemos ese señalamiento hay que seguir adelante”, dijo al término de la conferencia el panelista del programa de televisión Suelta la sopa (Telemundo), Luis Alfonso Borrero, quien fue el presentador el evento.

Irina Baeva presenta su charla ‘Arriba Eva” en Miami

A continuación reproducimos parte del discurso que dio Irina en su conferencia:

Me convertí en un demonio

“Yo me enamoré de un hombre separado que con honestidad me dijo que lo único que lo unía a su pareja era un papel, por lo que ambos, ojo ambos, decidimos iniciar una relación y ahí fue donde me convertí en el peor de los demonios. ¿Qué pasó después? Bueno, él siguió siendo el mismo hombre, nadie le decía nada, no hubo consecuencias personales, ni consecuencias en su trabajo pero yo me convertí en una fácil, en una prostituta, en una rompehogares, en una robamaridos… La gente me insultaba tanto en las redes sociales que de plano tuve que cerrar mis comentarios, mi mensajes directos, más que nada por mi bienestar emocional y por mi salud mental. Yo creo que nadie en esta vida está preparado para recibir comentarios negativos, a ninguna nos gusta que nos digan ‘gorda’, ‘fea’, cualquier cosa de esas; pero lo mío era otro nivel. Eran burlas, insultos, agresiones hacia mi, hacia mi familia, inclusive traducidas al ruso para que le llegaran a mi mamá. Eran amenazas de muerte inclusive”.

No sabía quién era, me perdí

“A la gente no le importa si ellos saben o no de qué están hablando, ellos creen saber y eso es mucho más que suficiente para algunos para poder expresarse en tu favor o en tu contra. Y les estoy contando todo esto porque yo estoy segura que todas las mujeres aquí presentes en algún momento de su vida se han enfrentado a algún tipo de humillación, burla, prejuicio, crítica ya sea en redes sociales o no. Y si no considérense afortunadas de verdad. Yo sé lo que se siente. Imagínense lo mío fueron miles y miles de mensajes negativos por mucho tiempo, entonces yo perdí la poca o mucha seguridad que tenía, la confianza en mí misma, realmente permití que todas esas opiniones que la gente expresaba en las redes sociales me aplastaran y apagaran mi voz interior, distorsionaran mi realidad por completo. Yo realmente ya no sabía ni quién era, dudada de que si las cosas que estaban siendo estaban bien o mal, simplemente me perdí. No sabía dónde estaba parada”.

Logré darle vuelta a la página

“Realmente como bien dicen todo en esta vida pasa y con el paso del tiempo, el darle tiempo al tiempo, resistir hasta cierto punto con el apoyo de mis personas cercanas, de mi familia, de mi pareja, de mis amigos por fin logré darle vuelta a la página, por fin logré sentarme a analizar qué fue lo que sucedió, aceptar mi realidad, mis errores, mis aciertos y empezar a reconstruir mi seguridad, mi amor propio, la confianza que perdí en mí misma y realmente seguir adelante con la cabeza en alto sabiendo que sí las cosas pasan por algo pero no por eso puedes permitir que alguien te pisotee o humille sin piedad alguna y sobre todo sin conocerte”.

Me hicieron ser quien soy hoy

“Hoy por hoy lo único que puedo decir a toda esa gente que en algún momento invirtió su valioso tiempo en insultarme es darles las gracias porque esas personas me hicieron ser quien soy hoy por hoy y, además, me hicieron darme cuenta de todos los problemas que tenemos en nuestra sociedad, como por ejemplo lo es el rol de la mujer en la sociedad. Porque seamos sinceros si en mi situación, yo mujer hubiera sido la del compromiso y el hombre soltero, de todos modos la mala de la película hubiera sido yo por el simple hecho de ser mujer porque en la sociedad hay demasiados prejuicios en cuanto a nuestro género y porque a la mujer no se le permite ni el más mínimo error porque, aceptémoslo, cuando un hombre sale con muchas mujeres es un galán, pero cuando una mujer sale con varios hombres es una fácil; cuando un hombre lo da todo en su trabajo le dicen apasionado pero a una mujer cómo le decimos, intensa; cuando un hombre se enoja o sale de sus casillas decimos que hay que respetarlo porque demuestra autoridad, pero cuando una mujer hace exactamente lo mismo decimos que es una histérica y es más seguramente está en sus días. ¿Por qué la foto topless de una mujer es censurada pero los pezones del hombre no? Y aquí la cereza del pastel por qué un hombre infiel a veces hasta se le aplaude y a una mujer se le crucifica“.

Busquemos una verdadera equidad de género

“Y no solamente es el comparativo con los hombres sino es también el comparativo con nosotras mismas, las mujeres, Que si nos arreglamos y nos maquillamos entonces no podemos ser feministas porque somos falsas y nos vemos como objetos, pero si no nos arreglamos y no nos maquillamos entonces no somos femeninas; que si no trabajamos mantenidas, que si trabajamos ‘descuidahogares’; que si no salimos con nadie mustias, que si salimos con todos putas. De verdad qué cansado es tratar de satisfacer a todo el mundo. A ver mujeres hermosas a ver quién puede enfocarse en lograr sus sueños de esa manera y por eso les digo arriba Eva, seamos más feministas. Estoy hablando del verdadero feminismo, el que no es antónimo de machismo ni es pretender querer ser más que los hombres. El verdadero feminismo para mí es gozar del simple hecho de ser mujer con todas sus ventajas, pero siempre exigiendo el trato de igualdad en todos los aspectos de la vida. A ver que si te gusta arreglarte y te gusta maquillarte está perfecto y si no te quieres perforar las orejas o no quieres usar el mini bikini está bien, no por hacer una cosa u otra significa que seamos más o menos mujer. También significa entender que si una persona decide vivir su vida de una u otra forma aunque esa forma a ti no te parezca o no la compartas, no deja de ser una persona que merece respeto. También significa entender que no las mismas acciones deben ser juzgadas desde diferentes puntos de vista a que si un hombre las hiciera. Busquemos una verdadera equidad de género, a ver que las plazas laborales sean para los más capacitados y no por una cuota de género. Eso es lo que de verdad para mí representa el verdadero feminismo: ser reconocidas con el mismo valor y los mismos derechos, pero sobre todo practicar el respeto y eliminar todos aquellos prejuicios que nos etiquetan solo por ser mujer”.