Después de llorar al reconocer que la forma en que comenzó su romance con Gabriel Soto "fue un error que pagué muy caro", ¿las redes le perdonan?
Anuncio

Irina Baeva ha sufrido constantemente el acoso de las redes desde que saliera a la luz su romance con Gabriel Soto, cuando el actor no se había divorciado todavía de Geraldine Bazán, mamá de las dos hijas del histrión.

Pese a que Soto, según afirmó él mismo, ya estaba separado de su esposa al destaparse su nueva relación, se desató una enorme polémica que se mantiene vigente pese al tiempo y de la que la actriz de origen ruso nunca ha logrado recuperarse.

Queriendo hacer las paces con la vida, la bella Irina Baeva compartió su entrevista más sincera con Yordi Rosado, en la que aseguró que el comienzo de su relación: "a lo mejor fue precipitado"  y rompió en llanto al confesar: "a lo mejor fue un error que pagué muy caro, que lo sigo haciendo al día de hoy, que lo hice por amor, me enamoré".

Irina Baeva
Credit: Instagram / Irina Baeva

Tras la entrevista, volvió a azotarse el fuego de la eterna polémica, aunque la prometida de Gabriel Soto eligió quedarse con las numerosas muestras de apoyo que por fin empiezan a llegarle tras abrirle al público su corazón como nunca.

Así quiso dar las gracias desde sus historias: "Gracias por su empatía, su apoyo y solidaridad, ¡por su cariño! ¡Gracias por darse la oportunidad de conocerme un poco más! Prometo tomarme el tiempo y contestar sus mensajes en privado…" aseguró con humildad.

Irina Baeva redes
Credit: IG Irina Baeva

"Me disculpo sinceramente por juzgarte, por enviarte mensajes, por opinar en algún momento en las redes sociales mal sobre ti", escribió una usuaria.

"Lamento mucho lo que ha pasado" se disculpó alguien más. "Nunca te ofendí por las redes, sin embargo en pláticas sí lo llegué a hacer. Hoy me disculpo contigo, tú no eres culpable, aprendí que un error no determina a una persona".

Irina Baeva redes
Credit: IG Irina Baeva

"Antes tenía un concepto diferente; hoy te admiro y hasta lloré, definitivamente gracias por aclarar las cosas. ¡Qué bella!", se repetían los mensajes, en un aluvión de comprensión muy merecido para Irina Baeva, después de tanto tiempo de sufrir insultos constantes por las personas que se ocultan tras las redes, cuyos comentarios gratuitos pueden llegar a ser extraordinariamente ofensivos y verdaderamente demoledores.