La actriz rusa publicó unas imágenes y un testimonio que demuestran las consecuencias que está teniendo el coronavirus en su vida.
Anuncio

Es una mujer fuerte y luchadora. Así lo ha demostrado Irina Baeva desde sus inicios persiguiendo su sueño de ser actriz. Ni el idioma ni otro país pudieron arrebatarle su ilusión para llegar donde está.

Pero en estos días, la prometida de Gabriel Soto ha mostrado su lado más sensible y vulnerable con sus fans en sus redes sociales. Un hecho producto de esta pandemia que azota al mundo y todas las personas.

Debido a los contagios, los cierres de fronteras y limitaciones que siguen vigentes por el aumento de infecciones, la actriz rusa ha compartido su dolor al no poder viajar a Rusia y ver a sus seres queridos.

"La última vez que pude ir a Rusia fue ya hace dos años", escribió junto a estas fotografías entrañables junto a sus sobrinos.

El tiempo vuela y los pequeños crecen, y aunque siguen conectados por medio de las redes y otras plataformas, nada puede sustituir la ternura de un abrazo y el disfrutar de la familia en primera persona.

Con este recuerdo de jueves en Instagram tanto en su perfil como en sus historias, Irina demostró la nostalgia que siente no solo de los suyos, sino también de su tierra.

En 2019 viajaba a Moscú desde donde compartía estas felices instantáneas en su ciudad y con su gente amada, entre otras, su hermana.

Unos momentos que por ahora y debido a la alta incidencia del virus tendrán que esperar para repetirse. Los abrazos llegarán tarde o temprano y lo harán con más fuerza que nunca. ¡Mucho ánimo!