Cada cosa a su momento. Con su libro y con su voz, la presentadora ha contestado a quienes de niña le atacaban por su tono de piel y tanto dolor le causaron.

Por Teresa Aranguez
Mayo 14, 2020
Anuncio

Es una de las periodistas más respetadas de la televisión. Ilia Calderón nos informa fielmente de lo que sucede en el mundo en su noticiero, eventos casi siempre negativos y tristes que lleva a nuestras casas con gran profesionalidad y entrega.

En esta ocasión ella es la noticia. Durante una emotiva entrevista en El Break de las 7 con Chiquinquirá Delgado, la conductora de 47 años no tuvo problema en admitir que ella fue víctima de la discriminación y el racismo siento apenas una niña en su país natal, Colombia.

"Un dolor que me acompañó durante muchos años de mi vida fue no haberle podido responder a esa chica que me dijo: 'Negro, ni mi caballo'", explica todavía con la voz entrecortada. "Yo pasé por el lado de ella y me trató como si la fuera a contagiar", describe con tristeza.

Su fortaleza, sus valores y bondad le hacen mirar este momento con dolor pero no rencor. Y ahora, unos cuantos años después, ha querido contestar a esa persona que se burló de su tono de piel. Lo hace a través de su libro Es mi turno: un viaje en busca de mi voz y mis raíces donde además se dirige a quienes como ella fueron víctimas de tratos vejatorios.

"Este es el momento en que yo quería contar mi historia porque es cuando más le va a servir a la gente porque me siento cómoda conmigo misma, porque amo lo que soy, amo la mujer en la que me he convertido, la esposa, la madre y la profesional", explica orgullosa.

Pero, sobre todo, quiere mandar un mensaje positivo, de esperanza y superación a quienes como ella pasaron por experiencias difíciles para que nada ni nadie les haga sentir menos y sigan luchando por sus sueños.

"Me siento en una posición en la que quiero contar para poder servir a otros, y que otras mujeres de otras minorías que se puedan ver reflejadas en ese espejo entiendan que se puede salir adelante, se puede superar y se puede alcanzar el éxito profesional y personal también", concluye. ¡Gracias, Ilia!