¿Qué estudian? ¿Qué aficiones tienen? ¿Les gusta el mundo artístico? Ana Paula y Alejandra Capetillo revelan todo sobre sus vidas en su debut como youtubers.
Anuncio

Han sido educadas de la misma manera, pero Ana Paula y Alejandra Capetillo, las hijas del matrimonio formado por Biby Gaytán y Eduardo Capetillo, no pueden ser más diferentes. Las hermosas jóvenes debutaron recientemente como youtubers con un vídeo que sacó a relucir lo opuestas que son sus personalidades, así como sus gustos e intereses personales y profesionales.

"Somos Ana Pau y Ale Capetillo y estamos muy emocionadas de compartir un poco más sobre nosotras en este canal. Ojalá disfruten este vídeo de 50 cosas sobre nosotras", escribieron junto a este primero vídeo que en apenas tres días ya supera las 150 mil visualizaciones.

La primera diferencia entre ambas radica en sus intereses profesionales. Mientras que Ana Paula, la mayor, estudia Comunicación y Medios Digitales con una especialidad en periodismo y otra en redes sociales, Alejandra optó por la carrera de Negocios Internacionales.

La vena artística de sus progenitores la heredó Ana Paula ya que, además de ser una apasionada del cine, toma clases de teatro musical, canto y ballet. De hecho, la joven de 23 años forma parte actualmente de dos compañías de teatro musical.

"Siempre estoy cantando y bailando", compartió.

Alejandra, por su parte, se decanta más por la moda y, a diferencia de su hermana que prefiere planes más tranquilos como ir al cine, a ella le encanta la aventura.

"Mi plan favorito es una aventura, lo que sea, algo que no sea quedarnos sentados comiendo en un restaurante o viendo una película", aseguró la joven de 20 años.

Aunque le gusta la moda, Alejandra no se considera una chica muy femenina.

"Soy supermachorra desde chiquita", admitió. "Con mis amigos soy un cuate más, para mi hermano y para mi papá también soy un amigo más, pero también sí tengo mi lado femenino".

A pesar de tener gustos e intereses muy diferentes, ambas también tienen algunas cosas en común, como su afición por las películas de Disney y de tiburones o lo mucho que aman viajar.

Ser tan opuestas, sin embargo, no ha dificultado su relación de hermanas. Todo lo contrario.

"Como compartimos cuarto estamos muy acostumbradas a dormir juntas y vivir juntas y entonces a cada lugar que vamos, un hotel, la casa de alguien, donde sea, aunque podamos tener cuartos separados no solo compartimos cuarto sino que juntamos las camas", confesaron.