La joven modelo y actriz criada por su madre Adriana Cataño, y sin la presencia paterna, no vive en el rencor y ha hecho esta emotiva revelación a su padre.
Anuncio

La crisis del coronavirus nos ha separado físicamente de nuestra gente. Quedarse en casa y evitar las reuniones con nuestros seres queridos está siendo la cura más infalible. Pero ese distanciamiento real en algunos casos está despertando la cercanía de quienes no se hablaban o tenían una relación poco fluida.

En una conexión con el programa De primera mano, Gabriella Cataño, hija de Jorge Salinas y Adriana Cataño, ha abierto su corazón y ha confesado algo que nos ha enternecido. Su relación no es precisamente muy fuerte, pero eso no significa que la joven no desee que eso evolucione y se fortalezca.

Al contrario, durante la entrevista no tuvo reparo en revelar que si finalmente se casara con su novio, Matthew Ruiz, le encantaría que el actor estuviera en su vida y fuera cómplice de ese momento.

"Cuando me case voy a querer que mi papá esté allí también", dijo ante la atenta mirada de su madre, que se encontraba a su lado como siempre durante esta videoconferencia.

A pesar de las ausencias, los malos momentos y el tiempo perdido, estas semanas de confinamiento la han hecho llegar a una hermosa reflexión. Cero rencor y malos rollos. "En estos momentos especialmente viviendo esta cuarentena tenemos que estar muy pendientes de nuestros familiares, nos toca unirnos y enfocarnos en lo positivo", dijo desde el corazón.

Gabriella se ha convertido en una hermosa e inteligente mujer que ha heredado la belleza de su madre. Actriz, modelo y bloguera siempre nos sorprende con sus tips de belleza y su talento en las redes sociales.

A pesar de la ausencia de su padre durante algunos de los momentos más importantes de su vida, Gabriella no vive en el resentimiento y esta etapa oscura le está sirviendo para fomentar aún más el amor y crear recuerdos bonitos.